10 septiembre 2012

ACUPUNTURA EN REUMATOLOGIA


¿Qué es la acupuntura? Su origen y evolución.
La Medicina Tradicional China (MTCh), cada día más reconocida en nuestro entorno, tiene una historia relativamente corta en la cultura occidental, de apenas unos cientos de años. Sin embargo sus orígenes se remontan, en Oriente, a más allá de 2000 años.

La MTCh engloba en su totalidad disciplinas como el masaje, la fitoterapia, el Chi-Kung (Qi Qong) o la Acupuntura, siendo esta última una de sus ramas más importantes y popularizadas.

Son más de 2000 años de historia viva sobre la MTCh, inmortalizada en una de las obras más antiguas de China existentes hoy en día. Se trata del Huand di Neijing, un clásico relativamente sistemático y completo en el que se resumen los avances médicos de la antigüedad.

La MTCh empieza a introducirse en Europa especialmente en el siglo XVIII y principios del XIX. Aún siendo tan antigua ha evolucionado para adaptarse a las necesidades del mundo moderno. Sin embargo hace solo cinco décadas empieza el verdadero auge de la MTCh en Europa y, a partir de ese momento, la acupuntura entra a ocupar un lugar destacado en la conciencia occidental, un nexo, un punto de convergencia, un encuentro de mundos.

Se trata de una especialidad clínica en la que, según su nombre indica (Acu: Aguja; Puntura: Punción), mediante la aplicación de delicadas agujas en puntos especiales del cuerpo, se actúa regulando la circulación de la energía vital o Qi a través de los Canales o Meridianos Energéticos. Al contrario de lo que cabría esperar, la aplicación de estas agujas no produce una sensación desagradable, sino que, sin dolor, durante el
tratamiento aparece un estado de profundo relax en el paciente.

El campo de aplicación de la acupuntura es muy amplio, ya que se trata de un método completo, con utilidad en el cuidado de múltiples enfermedades. Hoy en día, son muchas las personas que pueden testificar una experiencia totalmente positiva con la Acupuntura.

Función de la Acupuntura.
Si bien la MTCh presta mayor atención al campo energético y vital del organismo más que a la propia materia física, en Occidente siempre se han buscado pruebas físicas o bioquímicas que objetiven la efectividad de la Acupuntura.

Así, diferentes estudios basados en los métodos más modernos de investigación, demuestran que la punción adecuada de la aguja tiene como consecuencia reacciones específicas en el organismo, tales como:

• Aumento de los niveles de endorfinas, neurotransmisores que produce el cerebro y que tienen efecto analgésico.
• Aumento de la hormona ACTH, que a su vez desencadena la secreción de la hormona Cortisol por parte de las glándulas suprarrenales, encargada de activar los mecanismos de autodefensa del organismo.
• Mejora de la intercomunicación de los sistemas nervioso, circulatorio, linfático y orgánico-visceral; por lo que se activa la capacidad de autoregulación del organismo.
• Liberación de contracturas miofasciales y musculares tras la inserción de las agujas en los músculos y el tejido conjuntivo.
Fundamentos de la Acupuntura en Reumatología.
La enfermedad reumática, interpretada desde el prisma de la MTCh (visión que en nada se parece a la interpretación de la Medicina Occidental), tiene su origen en una deficiencia de energía vital o Qi a nivel de las vías energéticas correspondientes al Riñón, Hígado y Bazo.

Debe aclararse que la afectación de la vía energética o meridiano, es una afectación totalmente independiente del propio órgano riñón, hígado o bazo.

Este déficit de energía vital o debilidad de la misma, se sumaría, en un momento dado, a una agresión por parte de las energías climáticas adversas, tales como el Viento, el Frío o la Humedad (entendidos estos agentes como una entidad que va más allá del simple fenómeno meteorológico).

Sumados ambos factores (déficit energético más agresión exterior) finalmente se ve afectado el correcto funcionamiento de las articulaciones, músculos, tendones y huesos, dando origen al amplio abanico de las diferentes enfermedades reumatológicas.

Esta interpretación general del proceso de aparición de la enfermedad reumática, debe luego acotarse al estado particular y peculiar de cada paciente. A la misma enfermedad no llegan todas las personas por el mismo camino; por lo que la interpretación de sus síntomas, el diagnóstico de MTCh y por tanto el tratamiento, será personalizado e individual.

Principios de tratamiento.
Es importante, en primer lugar, valorar el estado energético de los Meridianos de Acupuntura, lo que implica un buen conocimiento de la anatomía, y muy especialmente de aquellas zonas que pueden explorarse para conocer la verdadera naturaleza de las contracciones y los dolores recurrentes propios de la enfermedad reumática.
De este modo, mediante la aplicación de agujas, se puede regular el complejo sistema de meridianos de Acupuntura, permitiendo liberar la circulación de la energía vital (Qi), y con ello el dolor.

Liberar la circulación del Qi por los meridianos, equivale a una relajación miofascial que permite que los sistemas nervioso, arterial, venoso y linfático circulen con más normalidad.
El famoso proverbio de la Acupuntura clásica dice “donde no hay un flujo libre, hay dolor”.

Este tratamiento puede complementarse, además, enseñando al paciente a evitar contraerse de nuevo mediante ejercicios suaves de estiramientos y correctos hábitos posturales.

En definitiva, mediante la Acupuntura se puede aportar un alivio significativo y, a veces, incluso la cura de los pacientes que sufren dolores crónicos recurrentes.

Tenemos muy claro que la Acupuntura es una terapia adecuada y colateral en las enfermedades reumáticas. Pero sobre todo, recuerda que “el mejor remedio contra el desastre es evitarlo, la mejor cura de la enfermedad es la prevención”. Prevención significa defensa. La salud se contempla, pues, como una efectiva defensa.

Una buena medida es reducir en lo posible el estrés crónico, fomentar el pensamiento positivo (siéntete feliz), practicar alguna actividad física moderada, mantener una alimentación equilibrada (no excederse en el consumo de carnes y derivados).
Todo ello favorecerá una buena respuesta defensiva fisiológica y un correcto equilibrio en el funcionamiento de todo el organismo.



Reproducimos el artículo publicado en la revista de la Liga Reumatològica de la Comunidad Valenciana número 16 de Enero del 2012. Autor: José Luís Alabau Escolano, presidente de la Sociedad Valenciana de Acupuntura.
Socio nº 1252 de APTN (Cofenat).

No hay comentarios:

Publicar un comentario