10 julio 2013

LA OSTEOPATÍA Y LA PROSTATITIS CRÓNICA

La osteopatía puede ser considerada una verdadera alternativa al tratamiento convencional de la prostatitis crónica y del dolor pélvico crónico.

La osteopatía es un método causal, nada invasivo, que interviene muy positivamente sobre los diferentes factores multifactoriales que intervienen en los síntomas de la prostatitis y dolor pélvico crónicos.  



Las ventajas de su empleo pueden ser grandes, como lo demuestra un estudio clínico publicado en la revista Alemana Urología en noviembre de 2009 sobre: prostatitis crónica y  síndrome de dolor pélvico crónico. Influencia del tratamiento osteopático. Un estudio aleatorio controlado. Realizado por S. Marx, U. Cimniak, R. Beckert, F. Schwerla, K.L. Resch. Fuente: Osteopatía und Naturheilkunde, Alemania.

En APTN_COFENAT contamos con grandes profesionales en esta técnica.

Antecedentes:
La prostatitis es la enfermedad urológica más frecuente en los varones menores de 50 años de edad. Como las bacterias se detectan en sólo <5% de los casos de la enfermedad, en su mayoría pueden ser clasificados como prostatitis no bacteriana crónica. Los síntomas de este complejo problema, a menudo descrito como la prostatitis crónica y el síndrome de dolor pélvico crónico (CP-CPPS), parecen ser multifactoriales, por lo que la mejora sólo en raras ocasiones puede lograrse con las formas convencionales de terapia.

Materiales y métodos: 
El objetivo de este estudio fue investigar si el tratamiento osteopático puede influir en los síntomas de la CP-CPPS (estudio aleatorio controlado, 5 sesiones, el seguimiento después de 6 semanas y de 1,5 años sin tratamiento). El estudio se llevó a cabo en una práctica de la osteopatía. Los pacientes fueron reclutados a través de artículos de periódicos, urólogos y conferencias sobre el tema. Un total de 35 hombres con diagnóstico médico de CP-CPPS entre 29-70 años de edad participaron en el estudio. 20 pacientes fueron asignados al grupo de tratamiento y 15 al grupo de placebo, del cual, 2 pacientes tuvieron que retirarse del estudio antes de tiempo. Los pacientes en el grupo de tratamiento recibieron 5 sesiones de tratamiento osteopático separadas por una semana al principio y por un máximo de 3 semanas al final (duración total de 8 semanas). Las disfunciones osteopáticas de los pacientes fueron tratadas de acuerdo a los principios de la osteopatía. El tratamiento con placebo en el grupo control consistió en un programa de entrenamiento con sencillos ejercicios de gimnasia y fisioterapia. Las mejoras de las quejas de la micción (STUI), dolor pélvico crónico (CPPS) y la calidad de vida (CDV) se midieron utilizando los cuestionarios para la puntuación internacional de síntomas de la próstata (IPSS), los Institutos Nacionales de Salud crónica índice de síntomas prostatitis (NIH-CPSI ) y el índice de calidad de vida (QOL).

Resultados: 
La comparación de los resultados entre los grupos de osteopatía y placebo mostraron diferencias estadísticamente significativas a favor del grupo de la osteopatía (p <0,0005). Durante el período de estudio el IPSS promedio en el grupo de la osteopatía mejoró de 19,7 a 10,3 puntos (48%, p <0,0005), el NIH de 26,0 a 12,0 (54%, p <0,0005) y calidad de vida de la de 4,4 a 1,9 puntos (58 %, p <0,0005). En contraste con los valores correspondientes en el grupo placebo se mantuvo relativamente constante. En el seguimiento, en el grupo de osteopatía la mejora se permanecía estable a las 6 semanas después de la última sesión y se mantuvo así por lo menos hasta el segundo seguimiento después de 1,5 años.

Conclusiones: 
Los resultados positivos de este estudio indican que el tratamiento osteopático puede ser considerado una verdadera alternativa al tratamiento convencional de la prostatitis crónica y el dolor pélvico crónico y una cooperación más estrecha entre urólogos o internistas y osteópatas sería deseable. Otros estudios con mayor número de pacientes debe llevarse a cabo para demostrar los resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario