07 agosto 2013

CUIDAR LA ESPALDA

La espalda es una de las partes del cuerpo que genera un mayor número de molestias. Aquí tienes unos sencillos consejos que pueden ayudarte a prevenir y/o mitigar los dolores de espalda.



1. Es conveniente no llevar una vida sedentaria. Lo ideal es hacer ejercicio físico de forma habitual, eso sí, siempre con moderación y sin hacer sobreesfuerzos, que pueden ser contraproducentes y generar más problemas que beneficios.

2. El descanso es fundamental, por lo que conviene elegir un colchón confortable pero firme. Una de las mejores opciones es el látex, aunque es necesario darle la vuelta con frecuencia para evitar que se adapte en exceso a la postura habitual del usuario.

3. Procurar una actitud erguida es fundamental. ¿Por qué no intentarlo? Mantener la cabeza derecha y la vista al frente prevendrá también dolores de cuello y cervicales.

4. Intenta agacharte y levantar las cosas desde el suelo siempre con las piernas flexionadas, y la columna recta, sin forzar posturas.

5. Procura no levantar excesivo peso y, cuando te veas obligado a hacerlo, intenta llevarlo lo más pegado a tu cuerpo que puedas, y repártelo lo más equitativamente posible entre los dos brazos.

6. La postura también es importante en el trabajo: el ordenador debe situarse enfrente y con la pantalla a la altura de los ojos, mientras que el teclado debe estar también a la altura adecuada para no forzar los brazos. La silla ha de permitir mantener la espalda recta.

7. Sobre todo si pasas mucho tiempo sentado en la oficina, al menos una vez cada hora, es conveniente levantarse, estirarse y caminar durante un par de minutos. Si por el contrario pasas mucho tiempo de pie, intenta no apoyarte en una y otra pierna alternativamente, sino en ambas a la vez, ligeramente separadas. Y cuando sientas las piernas cansadas, ponte en punta de pie durante unos minutos, verás como este ejercicio te alivia.

8. La técnicas de relajación, los masajes y los estiramientos son muy eficaces, sobre todo antes de practicar algún deporte.

9. En ocasiones, hay que intentar cambiar de actitud corporal. La forma de sentarse o de permanecer de pie puede tener que ver con el origen del dolor. Obsérvate y saca tus conclusiones, tu cuerpo es inteligente y te habla de sus necesidades, solo tienes que aprender a escucharlo.

10. El sobrepeso también influye de forma negativa (no hay que olvidar que la columna vertebral actúa como eje del organismo y soporta todo el peso del cuerpo). Un peso adecuado jugará a tu favor en cuanto a tu calidad de vida.


FUENTE.-SoftNatura. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario