05 noviembre 2013

PREVENCION Y TRATAMIENTO NATURAL DE LAS HEMORROIDES

Las hemorroides denotan ya su incómoda realidad a través de su propio significado etimológico: “fluir sangre”. Si las sufres, si padeces esta dolorosa realidad, sabrás que se debe básicamente a la inflamación de las venas situadas en el ano, que tienen forma de cojinete y funcionan conteniendo las heces. Su presencia es muy fácil de advertir: sensación de ardor en el recto, posible sangrado al evacuar, e incomodez continua sintiendo en ocasiones la salida del algo protuberante del ano.



Normalmente, suelen aparecer a partir de los cuarenta años, y es nuestro médico especialista -el coloproctólogo- quien nos dará el diagnóstico y nos indicará qué clase de tratamiento es el que debemos seguir según la incidencia de nuestras hemorroides.

La realidad de esta dolencia es que a veces, debido al pudor o a la vergüenza, muchas personas no se atreven a acudir al médico y prefieren buscar tratamientos por sí solos, por eso, y desde aquí, te alentamos a que si sufres hemorroides acudas primero a un profesional. Nosotros te aportamos unos consejos con los que complementar el tratamiento médico, sencillos consejos para tu día a día con los que aliviar y afrontar este problema.

¿Cuáles son sus causas?

Una mala nutrición.
Factores hereditarios.
Estilo de vida sedentario.
Estreñimiento habitual o diarreas, lo cual termina forzando demasiado a estas paredes venosas que recubren el ano.
El embarazo.
Obesidad…

¿Cómo prevenir las hemorroides?

Evita el sedentarismo, anda una hora al día, practica algún ejercicio que favorezca tu circulación.
Mantén un peso corporal adecuado.
Bebe al menos 2 litros de agua al día.
Evita alimentos muy sazonados, picantes y grasos.
Aumenta en tu dieta el consumo de fibra, frutas, verduras, pan integral…

¿Cómo tratar mis hemorroides para vivir mejor?

Tratamiento externo

Para aliviar tu escozor es recomendable que tomes baños de agua fría en el bidé durante 10 o 15 minutos, especialmente después de evacuar.
Castaño de Indias: idóneo para detener pequeños sangrados y bajar la inflamación, es perfecto para mejorar la circulación y podemos tomarlo de dos modos: mediante supositorios que encontraremos en las farmacias o a través una infusión, que más tarde, aplicaremos a una compresa: basta con coger tres o cuatro hojas del castaño de indias, hervirlo y humedecer la compresa para aplicarla unos minutos en la zona rectal.
Arándanos: Perfectos para mejorar la circulación y bajar la inflamación. Basta con realizar una cocción de 70 gr de este fruto por litro de agua. Lo dejamos enfriar y lo aplicamos también a una compresa. Notaremos el alivio de inmediato.
Hamamelis: Muy adecuado también para tratar las hemorroides. La podemos encontrar en cremas o supositorios en las farmacias, su nombre técnico es “Hamamelis Virginiana”. Realmente recomendable.



Tratamiento interno

Llantén: Una de las mejores plantas para tratar las hemorroides. Su capacidad para detener las hemorragias de las venitas anales y favorecer su recuperación es realmente interesante. Recomendable pues tomar la infusión de una cucharadita de las hojas secas de llantén unas dos veces al día.
Lima: Su vitamina C junto sus flavonoides actúan directamente en las arterias para mejorar su elasticidad y evitar derrames de venas y capilares. Beber su zumo una vez al día mejora su tratamiento y nos ayuda a prevenirlas.
Alfalfa: Su vitamina K nos ayuda también a evitar sangrados. Contiene proteínas, hidratos de carbono, calcio… Para tomarla podemos coger una taza de brotes de alfalfa, bien limpios, y los mezclamos con medio pepino picado para llevarlos después la licuadora. El zumo resultante será algo espeso, así que basta mezclarlo con un vaso de agua y un poco de miel. Tomarlo especialmente por las mañanas.

Frutas y verduras beneficiosas

Piña
naranja
peras
espinacas
lechugas.

Alimentos no recomendables

Vinagre.
Tomate.
Cebolla.
Perejil.
Chili.
Ajo.
Café.
Chocolate.
Alcohol.



1 comentario:

  1. Son muy buenos consejos y tratamientos porque estas plantas medicinales realmente ayudan en estos casos. Las hemorroides puede ser realmente dolorosas así que muchas gracias por compartir este tipo de contenidos que nos ayudan a todos. ¡Saludos!

    ResponderEliminar