14 enero 2014

EL DIAGNOSTICO DE DEPRESION AUMENTA ENTRE PERSONAS SANAS

Millones de personas son diagnosticadas de depresión cuando simplemente están tristes o angustiadas. Según un nuevo informe científico, los medicamentos antidepresivos son recetados sin justificación a personas de luto por un ser querido o con problemas sexuales o que no consiguen dormir. Chris Dowrick, profesor de la Universidad de Liverpool que ha participado en el trabajo, alerta que más de la mitad de estos pacientes fueron diagnosticados erróneamente y considera que el diagnóstico de depresión debe ser revisado. Y va más lejos. Aboga porque a las empresas farmacéuticas se les prohíba comercializar sus medicamentos por medio de los médicos.


 No sé bien a qué se refiere pero hace unos días se reveló que los laboratorios farmacéuticos ocultan de manera rutinaria los resultados de los ensayos clínicos para que los médicos no tengan acceso a ellos. Lo dirá por eso. Los medicamentos antidepresivos NO FUNCIONAN en personas que tienen depresión leve o que simplemente están tristes. Además, provocan dependencia y conllevan fuertes reacciones adversas. Se crea así una especie de mercado de personas dependientes de drogas que no les hacen falta.

El asunto aunque por desgracia no es nuevo no por ello es menos preocupante. Las cifras incluso nos indican que va a más. En 2006 se publicó un trabajo hecho en nuestro país sobre la derivación a salud mental de pacientes sin un trastorno psíquico diagnosticable.

Conclusiones
En nuestro estudio se observa que hay una cantidad excesiva de pacientes que no presentan un trastorno mental diagnosticable y que son remitidos al centro de salud mental, muchos con tratamiento psicofarmacológico pautado, lo que pone en cuestión la función de filtro asistencial de la atención primaria con estas personas. La indiscriminada demanda asistencial de la población, junto con una tendencia excesiva en la utilización de psicofármacos en la salud mental explican en parte este fenómeno.



 Así que se diagnostica depresión a personas sanas y se las trata con medicamentos antidepresivos de manera innecesaria y temeraria. De poco antes del citado y también elaborado en España, es otro artículo científico titulado El incremento en la prescripción de antidepresivos.

Sus ¿conclusiones?
Estamos asistiendo a un aumento sin precedentes del consumo de antidepresivos propiciado por la aparición de nuevas moléculas cada vez más sofisticadas y caras que la industria farmacéutica se encarga de publicitar y por una mayor sensibilización de la población y del sistema sanitario hacia la depresión. Su uso indiscriminado en indicaciones poco precisas puede comprometer el gasto farmacéutico del Sistema Nacional de Salud y acabar psiquiatrizando los problemas de la vida cotidiana, convirtiéndolos en depresión y otras enfermedades mentales y favoreciendo el uso cosmético de unos psicofármacos que merecen una consideración más seria. No nos abonemos a lo fácil que terminamos pagándolo de una u otra manera.


FUENTE.- http://www.laverdadoculta.com.ar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario