12 marzo 2014

LA DIETA EN LA MENOPAUSIA Y SIETE REMEDIOS NATURALES PARA SOBRELLEVARLA CON VITALIDAD

Las mujeres aumentan 7 kilos de media con la menopausia, que aparece normalmente entre los 45 y los 54 años de edad. Un cambio en la dieta y suplementación natural adecuada ayudan a mantener la línea y a afrontar la etapa con vitalidad.

El cese del ciclo menstrual provoca en las mujeres cambios hormonales que desatan  sofocos, sudores, irritabilidad, depresión y ansiedad. Se calcula que con la menopausia, que a la mayoría de las mujeres les llega entre los 45 y los 54 años de edad, aumentan de peso una media de 7 kilos y, la mitad de este exceso, se concentra en la zona abdominal, según un estudio del Instituto Médico de la Obesidad (IMEO). Ello hace necesario un cambio de dieta y suplementación natural adecuada para mantener la línea y afrontar esta etapa con vitalidad.



"La migración de grasa en la mujer hacia la cintura se relaciona con una mayor incidencia de diabetes, hipertensión, sobrepeso y obesidad en esta etapa", apunta Rubén Bravo, supervisor del estudio y portavoz del IMEO.

El deterioro progresivo de su salud comienza con el periodo de perimenopausia, normalmente entre los 45 y 50 años. "A partir de los 45, la mujer empieza a perder parte de su masa muscular, que es la responsable del 70% de nuestro consumo calórico diario", explica Bravo. Por esta razón, se recomienda acudir a un nutricionista especializado en menopausia, ya que se necesita una dieta orientada a mantener esta masa muscular que se sirva de las proteínas y reduzca determinados hidratos de carbono altos en harinas refinadas y grasas saturadas.

DIETA PARA PREVENIR EL ENVEJECIMIENTO CELULAR

El aporte de calcio y vitamina D  es fundamental, debido a la tendencia del hueso a desmineralizarse tras el cese de la producción de estrógenos. Para prevenir la osteoporosis, es recomendable aumentar el consumo de alimentos ricos en calcio como lácteos desnatados, pescados azules como la sardina o el salmón y verduras de hoja verde. Los "alimentos enriquecidos con calcio" no nos serán útiles, si contienen "0% de materia grasa",  ya que sin la vitamina D liposoluble el calcio no se absorberá, ni se fijará en el hueso.



Hay que evitar el exceso de los alimentos ricos en fósforo, como carnes rojas, carnes de caza, embutidos o bebidas carbonatadas, ya que disminuyen la absorción intestinal de calcio y aumentan la excreción urinaria del mismo.

Los excitantes como cafeína, teína, alcohol o el exceso de sal también favorecen la pérdida de calcio a través de la orina. El consumo de omega 3 contenido en el pescado azul y frutos secos como las nueces es esencial en esta etapa, tanto por su actividad antiinflamatoria, como para prevenir la subida del colesterol sanguíneo que puede producirse por el aumento de la masa grasa abdominal. 

Desde el IMEO también aconsejan reducir el consumo de grasas saturadas presentes en lácteos enteros, carnes grasas, embutidos grasos, bollería, salsas o snacks para evitar la subida del colesterol.



Los cereales deben consumirse siempre integrales y no refinados, ya que el exceso de índice glucémico de cereales refinados también facilita la formación de depósitos de grasa a nivel abdominal. 

Por último, la hidratación con al menos 2 litros de agua al día y el consumo de vitaminas y minerales antioxidantes como la vitamina A, la vitamina C, el selenio, el zinc o los carotenos, presentes todos ellos en frutas y verduras, es importante para frenar los procesos oxidativos que conducen al envejecimiento celular.

LOS SIETE REMEDIOS NATURALES MÁS USADOS

Para suplir la carencia de estrógenos, los expertos del IMEO sugieren optar por una terapia nutricional combinada con fitoterapia que puede ayudar a corregir el déficit hormonal, siempre y cuando no haya contraindicaciones. Algunos de los remedios naturales más usados en la menopausia son:

OMEGA 3: Contribuyen a reducir los sofocos durante la menopausia. Pueden ayudar notablemente a la prevención de enfermedades cardiovasculares en la mujer, y de otras patologías como la artrosis, la osteoporosis o la depresión, además de contribuir a la hidratación y buen estado de la piel.

LÚPULO: Es una planta trepadora, originaria de Japón que, debido a su poder antioxidante, antiinflamatorio y cardioprotector, se utiliza en productos medicinales para prevenir enfermedades relacionadas con el envejecimiento celular. Reduce los sofocos y otros síntomas de la menopausia como la excesiva sudoración, el insomnio, el nerviosismo y los vértigos.

CIMÍFUGA: Esta planta originaria de Norteamérica, cuya acción estrogénica se ha comprobado clínicamente, tiene un efecto regulador hormonal y actúa como sedante contra la ansiedad y la tensión nerviosa. En un 80% de los casos puede aliviar los sofocos y mejorar los síntomas menopáusicos. También se recomienda contra sequedad vaginal y depresión. 

MACA ANDINA: Contribuyen a reducir el cansancio, la depresión y sobre todo la falta de deseo sexual. Está contraindicada en caso de hipertensión arterial y problema de tiroides. Tampoco se debe tomar, si se realiza una terapia hormonal de sustitución o de anticonceptivos hormonales. 

DONG QUAI: Se trata de una hierba china muy utilizada para los problemas hormonales femeninos por poseer propiedades fitoestrogénicas, analgésicas, antiespasmódicas y como tónico vascular. Es contraindicada en caso de hipertensión.

ACEITE DE ONAGRA: Este aceite es rico en ácidos grasos esenciales poliinsaturados. Su contenido en fitoestrógenos alivia algunos síntomas de la menopausia, como sofocos, sequedad en las mucosas y retención de líquidos. No se recomienda en casos de epilepsia u otros desórdenes del sistema nervioso, enfermedades mentales, desórdenes de coagulación y en tratamiento previo a cirugías.



ISOFLAVONAS: Son contenidas en el trébol rojo y otros vegetales como la soja y sus derivados. En general, los isoflavonas ayudan a disminuir los sofocos, fatiga, sudor nocturno o cambios en el estado de ánimo. Sin embargo, ha sido demostrada su contraindicación en mujeres con trastornos de la glándula tiroides, así como en cualquier proceso tumoral, ya que pueden contribuir a la proliferación celular anormal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario