29 mayo 2014

CURAR LA MIGRAÑA DE FORMA NATURAL

Un ataque de migraña suele deberse a una conjunción de factores que varía en cada persona. Los fármacos solo evitan los síntomas y no siempre son eficaces. Por ello la curación invita a explorar la causa real del dolor y a mejorar el estilo de vida





La migraña es una enfermedad compleja, recurrente e incapacitante que en España afecta al 17-20% de las mujeres y al 6-8% de los hombres. Existen numerosos recursos de medicina integrada para aliviarla:


Esta agradable terapia puede detener una crisis de migraña en poco tiempo. Las zonas tratadas son las correspondientes a la columna, el hígado y la vesícula biliar. Y también la zona del pulpejo del dedo gordo, donde se localiza la zona refleja de la cabeza.




Plantas medicinales

La planta más usada ante la migraña es el tanaceto, que previene la liberación de sustancias vasoactivas, evitando así la vasodilatación responsable del dolor. También el aceite esencial de menta es eficaz: su uso no puede ser más simple pues basta con aplicar unas gotas en las sienes, e incluso oler el aceite esencial de esta planta. 

El valor de relajarse

Todos los meridianos que inician o terminan su recorrido en la cabeza pertenecen a órganos yang (vesícula biliar, estómago, intestino delgado, intestino grueso, vejiga y triple recalentador), de ahí que las actividades encaminadas a calmar el yang («fuego») del cuerpo, como la relajación, el yoga, la sofrología, etc., y aquellas que aumentan el yin, como dormir varias horas seguidas, pueden resolver el problema.





Acupuntura

La acupuntura tiene un índice de éxito muy elevado en el tratamiento de la migraña. Es indolora, de efectos rápidos y muy agradecida, porque a partir de la segunda o tercera sesión el paciente ya siente los beneficios. En muchos casos, basta aplicar agujas de acupuntura en seis puntos para resolverla. Una combinación excelente de los puntos más eficaces en ese sentido suele ser: P7 R6 VB20 VB21 B6 VC17.
Es lógico que la acupuntura clasifique este padecimiento en el grupo de enfermedades de tipo yang o por exceso de «fuego», ya que es clara su relación con las situaciones que generan «fuego», como la tensión nerviosa, el estrés o la rabia. O bien aquellos factores que disminuyen el yin (que contrarresta al yang), como el exceso de trabajo, el exceso de actividad sexual (en hombres principalmente) o la dieta inadecuada. Esta puede deberse a comer poco, comer muy tarde por la noche, tomar un exceso de alimentos de naturaleza «caliente» (curris, grasas, pimienta, carne roja, alcohol o demasiada sal) o un exceso de alimentos ácidos (yogur, pomelo, manzanas muy ácidas, encurtidos, vinagre, espinacas, grosellas).


2 comentarios: