19 mayo 2014

REIKI: REEQUILIBRAR NUESTRA ENERGIA

 Es una técnica de reequilibrio energético que se aplica a través de las manos, su origen es japonés y sirve para aportar energía al organismo allí donde le es más necesaria. Según señalan sus incondicionales, el Reiki nos aporta más energía, nos hace más equilibrados y tiene efectos muy beneficiosos sobre cuerpo y mente, y cada vez tiene más presencia en el ámbito clínico.

 Los errores más comunes que inciden sobre nuestro sistema energético incluyen una incorrecta gestión del tiempo, falta de contacto con la naturaleza, mala alimentación y falta de sueño. La forma natural de recuperarnos es a través de los alimentos, el sueño y el contacto con la naturaleza, sobre todo con la luz solar, añade la especialista.

   En su gestión energética, el organismo debe priorizar sus reservas y cuando la energía es escasa empiezan a fallar los distintos procesos orgánicos, así se producen déficits vitamínicos y los primeros efectos se aprecian en una falta de vitalidad de la piel o el pelo. "Son señales de que algo no va bien en nuestro organismo"



   La sociedad actual elimina los síntomas a través de los fármacos pero en pocas ocasiones se busca el origen de la enfermedad para erradicar el mal. la falta de energía nos hace enfermar y el Reiki nos puede ayudar a reequilibrar nuestro sistema energético que contribuye a una buena salud.

   "En general, una gran parte de pacientes acude a la consulta por estrés, una de las principales señales del desgaste energético. Pero también acuden por enfermedades como fibromialgia, esclerosis múltiple o el cáncer".

ASPECTOS BÁSICOS PARA CONOCER EL REIKI

 Para quien se acerque por primera vez al mundo del Reiki, debe de tener en cuenta los siguientes aspectos básicos:

   1. El Reiki no cura, aporta energía la energía que el cuerpo necesita para poner en marcha los procesos que se han bloqueado. En ocasiones hay mejoría y curación pero existen trastornos en los que se ha llegado a un punto de no retorno físico y sólo se puede contribuir a mejorar la calidad de vida.

   2. En cuanto al tiempo que tarda el Reiki en tener resultados, depende de cada persona y de si el proceso es coyuntural o lleva evolucionando años, los beneficios pueden observarse en muchos casos desde la primera sesión.

   3. El terapeuta trabaja a nivel físico y emocional restaurando la energía allí donde es más preciso. El Reiki no se dirige al síntoma sino a la raíz del problema. El periodo medio es de 5 a 10 sesiones y la persona puede recibir una formación posterior sobre cómo aplicarse a sí misma el Reiki, que se considera además una herramienta de crecimiento personal y emocional.

   4. Durante una sesión típica el paciente obtiene una terapia pasiva, se tumba vestido en la camilla y el terapeuta utiliza sus manos para convertirse en un canal a través del que la energía pasa al paciente. El objetivo de la primera sesión suele ser conseguir el reequilibrio global energético del paciente. Las posteriores sesiones se centran en las áreas más ligadas a la condición del paciente y se definen a través de conversaciones con el paciente sobre su evolución y su estado general.



   5. Todo terapeuta cumple con una formación profesional que le acredita como maestro de Reiki y en algunos casos cuenta también con herramientas adicionales para acompañar al paciente de forma más activa. Esta formación se imparte a lo largo de 9 meses en los que se proporcionan al futuro terapeuta conocimientos psicológicos, anatómicos e incluso los relacionados con el efecto de los fármacos a nivel orgánico.

   6. La palabra Reiki es japonesa, 'Rei' significa universal y 'Ki' energía. El Reiki comenzó a emplearse en Occidente hacia la II Guerra Mundial y es en la década de los 70 cuando llega a España de la mano de Carol Sabbik para consolidar su popularidad en los 90.

   7. Se basa en el sistema de centros energéticos o chakras que funcionan como rotondas que distribuyen la energía a los distintos puntos vitales del organismo. Existen 7 chakras: cabeza, frente, garganta, corazón, estómago, vientre y genitales. Cada uno de ellos se relaciona con los diversos trastornos que puede sufrir la persona.

   8. El denominado efecto placebo del tratamiento puede proceder de que la sesión supone la dedicación exclusiva en el cuidado del paciente por parte del terapeuta. Los beneficios del Reiki se han probado en animales, plantas y bebés que no están sometidos al efecto placebo.

   9. No existen contraindicaciones más allá del sentido común. Además de ser aplicable a todo el mundo se puede emplear en cualquier circunstancia y lugar pues la herramienta es uno mismo, añade.

REIKI EN EL ÁMBITO CLÍNICO

   Cada vez es más común el uso del Reiki en el ámbito clínico y que cada vez son más los profesionales sanitarios y no sanitarios que reciben formación por parte de voluntarios en los hospitales públicos.

   Además, estos voluntarios también proporcionan sesiones gratuitas de Reiki a pacientes y familiares así como información sobre estas terapias. Aunque cada vez son más los hombres que se acercan a esta disciplina siguen siendo mayoría las mujeres que se deciden por formarse en ella.

   Sólo en el Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid los 100 voluntarios que ejercen la disciplina han impartido 3.000 sesiones de formación de Reiki entre enfermos y personal del hospital en un año. De ellos, 2.329 eran mujeres y 815 hombres.

      El Reiki es una terapia complementaria y no alternativa a la medicina convencional y que en ningún caso los terapeutas recomiendan la alteración del tratamiento médico que sigue el paciente. Además, también hace un llamamiento a quienes lo practican para alejar de la disciplina la visión 'esotérica' y de 'nueva era' asociada en ocasiones al Reiki. 

MANTENER NUESTRA ENERGÍA VITAL

 Algunos consejos para que nuestros niveles de energía se mantengan equilibrados:




   * Centros comerciales, centros de salud y hospitales son lugares en los que nuestro equilibrio energético puede deteriorarse: la falta de luz solar, de ventilación y la existencia de enfermedades pueden producir un aumento del agotamiento físico más allá del normal. Hay que pasar el menor tiempo posible en estos lugares.

   * Estar atentos a la contaminación energética interpersonal: existen personas que por estar enfermas o ser muy 'negativas' en sus planteamientos vitales pueden, como si de un sistema de vasos comunicantes se tratara, trasladarnos parte de esta negatividad o absorber nuestra energía sin querer hacerlo de forma consciente.

   * Comer de forma saludable, cuidar el sueño y aprender a escuchar al cuerpo.

    * Pasar entre 30 y 40 minutos al aire libre, en contacto con la Naturaleza y la luz solar.

   * Practicar la 'higiene emocional': aprender a gestionar las emociones de forma correcta y no reprimirlas para no generar 'atascos' energéticos que nos pueden llevar a enfermar.


FUENTE.- http://www.infosalus.com/  Reportaje realizado a Loida Burgos experta en Reiki

No hay comentarios:

Publicar un comentario