28 julio 2015

BEBIDAS LIGERAS Y SANAS PARA QUITAR LA SED

Las bebidas light están de moda pero no son tan saludables como querríamos. Contienen edulcorantes, colorantes y otros aditivos que afectan de manera negativa a nuestra salud y, en algunos casos, también contribuyen al sobrepeso.

Te proponemos recetas de bebidas saludables, ligeras y deliciosas que puedes tomar a lo largo del día mientras te refrescas y, de paso, tu salud se beneficia: limonada con hierbabuena, naranjada con jengibre, té verde con canela, bebida de semillas de melón y agua de sandía. ¡Pruébalas!



Limonada con hierbabuena
Hace unas décadas era muy habitual tomar limonada casera para quitar la sed. No obstante, esa costumbre se perdió con la aparición de las bebidas y zumos envasados.

No conviene perder esta costumbre, ya que el limón es una fruta cítrica con excelentes propiedades depurativas. De este modo, esta bebida es ideal para tomar entre horas o incluso en ayunas, fría o caliente.

Para preparar una buena limonada solo tenemos que exprimir el jugo de los limones y añadirle más o menos agua según lo concentrada que la queramos tomar. Si le añadimos unas hojas picadas de hierbabuena fresca su sabor será más intenso y refrescante.

Recomendamos endulzar esta bebida con un poco de extracto de estevia pura. Esta planta es una alternativa sana al azúcar y le da a las bebidas un toque de sabor parecido al regaliz.

Naranjada con jengibre
¿Cómo podemos hacer una naranjada diferente? Esta receta es una bebida medicinal, ya que incluye la peladura de esta fruta cítrica.

Para poder consumirla debemos conseguir naranjas ecológicas ya que, en caso contrario, estaríamos ingiriendo también los restos de pesticidas que se acumulan en la capa externa de las frutas.



Necesitaremos únicamente una batidora, a ser posible, de las grandes de vaso.

Lavaremos bien las naranjas, las cortaremos en cuatro trozos y las pondremos en la batidora con un poco de agua y una pizca de jengibre en polvo.
Batiremos bien todo y después lo filtraremos con la ayuda de un colador.
En general no es necesario endulzarla, pero podemos añadirle un poco de miel de abeja o sirope de agave.

Esta bebida nos ayuda a subir las defensas y aporta calor y energía a nuestro organismo. Si te sientes debilitado o ante los primeros síntomas de un resfriado, puedes calentarla y tomarla a pequeños sorbos, a modo de jarabe.

Té verde con canela
El té verde no debería faltar en nuestro día a día, ya que es una bebida de propiedades anticancerígenas y antioxidantes. También combate la retención de líquidos, limpia la piel de impurezas y calma los efectos de las alergias.



Para darle un toque de sabor y potenciar sus efectos beneficiosos te proponemos combinarlo con canela de Ceylán. La canela es estimulante, reguladora del azúcar y digestiva, entre muchas otras virtudes.

Esta bebida la podemos tomar fría o caliente.

Bebida de semillas de melón
¿Sabías que con las semillas del melón puedes preparar una deliciosa y refrescante bebida vegetal? Además, de este modo aprovecharás una parte de esta fruta que seguro que sueles desperdiciar.

Para preparar esta bebida necesitas las semillas de melón frescas y recién sacadas de la fruta, incluso con la pulpa que las acompaña.

Las tienes que batir con agua durante al menos dos minutos, hasta que esta se vuelva de color bien blanco. Puedes aromatizarla con un poco de esencia de vainilla, nuez moscada o coco, y endulzarla con miel de abeja.

Tómala bien fría.

Agua de sandía

La sandía es una de las frutas más jugosas que podemos encontrar, ya que con solo morderla ya nos llena la boca con su jugo. Además, es rica en betacarotenos, que son grandes antioxidantes y anticancerígenos.



La gran cantidad de agua que contiene nos permite elaborar en casa una sencilla bebida muy refrescante que podemos tomar a lo largo del día. Solo tenemos que batirla, ya que no necesita ni agua ni endulzante.

Te recomendamos que la batas junto con sus semillas, que también son muy beneficiosas. Si te molesta encontrarte sus restos puedes pasarla por un colador antes de beberla, aunque también la puedes tomar directamente.



imagenes.-tiendaslacusine.com / cosasfemeninas.com / laguiadelasvitaminas.com / jugosylicuados.com

22 julio 2015

CONOCES LOS BENEFICIOS DEL ACEITE DE KRILL

Es un potente antiinflamatorio y posee una gran capacidad antioxidante.
Alivia los síntomas físicos y emocionales relacionados con el síndrome premenstrual.


El krill es un pequeño crustáceo de apenas 2,5 cm de largo y 2 g de peso que viaja por el océano Antártico en grandes bancos compuestos por millones de individuos. Se caracteriza por emitir una luz fosforescente desde su abdomen por una reacción química en la que interviene el oxígeno. Se alimenta del fitoplancton que flota sobre las aguas y constituye el alimento principal de focas, ballenas, pingüinos y otras especies marinas. Se conocen unas 85 variedades de krill, pero la más extensa y la que incorpora mayor número de nutrientes es la Euphausia superba, denominada krill antártico.

Es el único aceite marino que combina ácidos grasos omega-3

El aceite que se elabora con el krill es el único aceite marino que combina ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA), fosfolípidos y antioxidantes, tres sustancias imprescindibles para el organismo humano. El valor añadido del aceite de krill es que sus ácidos grasos omega-3 son mucho más efectivos porque van unidos a fosfolípidos, una estructura química que forma parte de las membranas celulares y que favorece la absorción y biodisponibilidad de estos nutrientes. Además, el aceite de krill es más estable y resistente a enranciarse que el aceite convencional de pescado, lo que conlleva una mayor duración y menor oxidación en el organismo. Por otra parte, no deja sabor a pescado ni produce reflujo, lo que lo convierte en un complemento de fácil aceptación. En Japón se utiliza como alimento y se le llama okiami, un preciado ingrediente de sabor salado utilizado en sopas, ensaladas y entrantes. En el resto del mundo, el consumo de krill se limita al de sus derivados, como el aceite, y se usa como suplemento nutricional.



Propiedades terapéuticas

La ingesta de aceite de krill es eficaz en el tratamiento de múltiples patologías gracias a la sinergia de sus nutrientes:

• Es un potente antiinflamatorio. Reduce los niveles de proteína C-reactiva (un compuesto producido por el hígado que aumenta en los episodios de inflamación aguda), y resulta eficaz frente a la artritis y la osteoartritis, reumatismos articulares y otros procesos inflamatorios

• Posee una capacidad antioxidante 300 veces superior a la de las vitaminas A y E, y 48 veces mayor a la del omega-3 extraído de los aceites de pescado. Destaca la astaxantina, un potente antioxidante de la familia de los carotenos. Frena, por lo tanto, los daños provocados por los radicales libres: con menos cantidad, el efecto antidegenerativo es superior

• Su riqueza en fosfolípidos refuerza a los neurotransmisores como la acetilcolina, lo que redunda en una mejora de la memoria, el humor, el sueño y la fuerza muscular.

• Reduce los niveles de glucosa, de triglicéridos y de colesterol LDL (malo) y hace aumentar el HDL (bueno). Ello ayuda a controlar las hiperlipemias y a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

• Alivia la sintomatología física y emocional asociada al síndrome premenstrual.

• En personas saludables, contribuye a un mejor funcionamiento de los distintos órganos y tejidos, promueve la sensación de energía y bienestar y ayuda a mantener la salud en general.

La dosis habitual de mantenimiento es de 2 cápsulas diarias, pero puede incrementarse hasta 8-10 en función del proceso que se desee tratar. En caso de tomar anticoagulantes, hipoglucémicos o hipolipemiantes, un profesional de la salud deberá ajustar las dosis, pues potencia el efecto de este tipo de medicación .



Los ácidos grasos más estables
El aceite de krill antártico aporta los ácidos omega-3 más resistentes al enranciamiento. La estabilidad de su estructura fosfolipídica, junto con su alta concentración en sustancias antioxidantes, lo preservan de la oxidación tanto externa como en el interior del organismo. Conserva su sabor fresco y  propiedades hasta 2 años a temperatura ambiente y 4 años si se guarda en el frigorífico. Además, no presenta el característico sabor de los aceites de pescado, lo que evita el reflujo en personas sensibles.



fuente.-http://www.elcorreodelsol.com/ Rosa Guerrero
imagenes.-proyectoazul.com / salud.facilisimo.com / infosalus.com

17 julio 2015

LOS MEJORES ALIMENTOS PARA LA ARTRITIS: DESDE LA CURCUMA AL AGUACATE

Cientos de miles de personas padecen dolores de la inflamación de sus articulaciones derivados de la artritis. Una enfermedad para la que aún no hay cura pero cuyas consecuencias pueden prevenirse.

La artritis reumatoide, enfermedad que hace que las articulaciones se hinchen dificultando y reduciendo la movilidad de las personas que la padecen, afecta a más de 200.000 personas en España y se calcula que cada año se diagnostican en torno a 20.000 casos nuevos, según el informe EPISE sobre prevalencia e impacto de las enfermedades reumáticas realizado por la Sociedad Española de Reumatología (SER).



El término artritis incluye todas aquellas enfermedades reumáticas en las que el proceso desencadena inflamación de las articulaciones, siendo la reumatoide la más incapacitante de todas ellas. Esta patología cursa con dolor, rigidez, hinchazón y pérdida de movilidad articular, especialmente de manos, pies, muñecas, hombros, codos, caderas y rodillas.

Aunque a día de hoy sigue sin existir una cura para frenar el desarrollo de esta enfermedad, la mayoría de los expertos coinciden en que sí se puede evitar su aparición. “Existe la creencia común de que la artritis es una parte inevitable del proceso de envejecimiento, y se cree que no se puede hacer nada para prevenirla o aliviarla, sobre todo si proviene de la herencia genética”, explica la osteópata Antonia Boulton en Healthista, pero es una idea equivocada.

Diversas investigaciones científicas han demostrado que el estilo de vida y la dieta tienen más influencia que los genes en la progresión de la enfermedad. “En otras palabras, sólo porque a tu madre y a tu abuela se les hinchasen las articulaciones y sintiesen dolor, no significa que te vaya a ocurrir también”, advierte la especialista, quien insiste en que la clave está en la prevención.
Haciendo unos sencillos cambios en nuestro estilo de vida como realizar ejercicios adecuados (especialmente estiramientos o aquellos que nos recomiende un fisioterapeuta o quiropráctico) y manteniendo una alimentación basada en alimentos que nos ayuden a cuidar y mantener nuestros huesos sanos, podremos frenar su aparición.


El pescado azul
El salmón, la trucha, las sardinas o la caballa son algunos de estos pescados recomendables por su alto contenido en ácidos grasos omega-3 que ayudan a reducir la inflamación. “No sólo eso”, añade Boulton, “además son una buena fuente de nutrientes –como vitamina D, magnesio o calcio– que ayuda a construir una estructura ósea fuerte y sana”.

Verduras de hoja verde
Acelgas, apio, berro, brócoli, espinacas o, la cada vez más protagonista de las ensaladas, la rúcula, se caracterizan precisamente por el verdor de sus hojas. Son alimentos llenos de vitaminas y minerales que pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud musculoesquelética si los comemos habitualmente.
Destacan por un lado porque contienen magnesio y calcio, que es vital para construir y mantener una buena estructura ósea, pero también son una fuente importante de vitamina E que ayuda a proteger el cuerpo de las citoquinas, proteínas que regulan la función de las células que promueven la inflamación en las articulaciones.


Aguacate
Considerado un superalimento, el aguacate está repleto de las denominadas como grasas buenas, que el cuerpo necesita para mantenerse sano, y de magnesio, fundamental para mantener el correcto funcionamiento de la estructura ósea y muscular. Además, contiene boro, que se cree que afecta a la forma en la que el cuerpo asimila otros minerales como el magnesio o el fósforo, lo que puede ayudar a frenar los síntomas de algunos tipos de artritis como la osteoartritis (OA).

Cúrcuma
Es gracias a la curcumina, el colorante natural que procede de esta planta y que se caracteriza por su color amarillo brillante, está considerado uno de los alimentos más adecuados para la prevención de la artritis.

Utilizada desde hace miles de años para tratamientos en la medicina tradicional de India y China, hoy numerosos estudios científicos avalan los múltiples beneficios para la salud de la cúrcuma y se ha demostrado que ayuda a aliviar el dolor de las articulaciones y aumenta su flexibilidad. No sólo puedes comerla en el curry, puedes añadir un poco de cúrcuma en guisos, sopas y purés o, por ejemplo, utilizarla para dar un poco de color a una coliflor o un arroz.

Nueces y frutos secos
Una pequeña ración diaria de frutos secos o semillas como almendras, nueces, sésamo o pipas de calabaza, nos aporta la cantidad suficiente de antioxidantes y ácidos grasos omega-3, que nos ayudarán a protegernos de la inflamación articular.

“También contienen calcio, magnesio, boro y azufre, esenciales para tener los huesos fuertes”, añade la osteópata autora de Combat Arthritis: The Essential Guide for Osteoarthritis. “Trata de evitar las variedades tostadas y saladas. Todos ellos son excelentes opciones para cuidar de nuestra salud pero es mejor comerlos crudos”, aconseja la experta.


Aceite de oliva
Qué decir del oro líquido y sus propiedades saludables, pero probablemente no sabías que también es bueno para combatir la artritis. Según han demostrado varias investigaciones científicas, es gracias al oleocantal que el aceite de oliva tiene efectos similares a fármacos antiinflamatorios de uso común como el ibuprofeno. Este compuesto orgánico natural presente en el aceite de oliva virgen extra, no sólo es el responsable de darle ese sabor ligeramente picante, además previene la producción de enzimas inflamatorias, por lo que reduce la inflamación y el dolor muscular.

Caldo de hueso
Al cocer a fuego lento los huesos de pollo o ternera acompañados de algunas verduras y hortalizas, todos los nutrientes de los ingredientes como el calcio, el magnesio, el fósforo, el sodio o el potasio, se liberan en el agua “produciendo un caldo deliciosamente nutritivo”, califica Boulton. Si además le añades un poco de cúrcuma o un trocito de jengibre, incrementarás las bondades antiinflamatorias de esta sopa saludable y de lo más sencilla de preparar.  



fuente.- http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/ Artículo de Alba Ramos Sanz / https://twitter.com/@AlbaRamoSanz
imagenes.-.ecured.cu / cuidavida.com / tuscalorias.com / hola.com












10 julio 2015

DIETA MACROBIOTICA

La dieta Macrobiótica no es una dieta con el fin de adelgazar, tiene una base oriental que intenta mejorar la salud y prevenir enfermedades, aunque también puede ayudar a evitar el sobrepeso, obesidad, colesterol alto, hipertensión, estreñimiento, etc.

El origen es la palabra griega “Macro – Grande” y “Bios – Vida”. Y no significa sólo “Gran vida” sino la capacidad de vivir de una forma grandiosa y magnífica.

El creador de esta dieta es un médico del ejército japonés, Sagen Ishisuka, que se curó de una enfermedad de riñones incurable desde la medicina alópata, siguiendo un régimen alimenticio basado en cereales integrales y verduras. Él fundó la primera organización macrobiótica, denominada “Sokuiokai”, y fue muy famoso en Japón a finales del siglo XIX y principios del XX, más tarde George Ohsawa lo trajo a Europa, diferenciando el yin y el yang de los alimentos, como parte de nuestra energía y observando que en todas las alteraciones de la salud hay un desequilibrio energético.




¿En que consiste?

Es una dieta que no solo se centra en la calidad del alimento (integral, sin aditivos, ecológicos, etc) sino de que esos alimentos tendrán un efecto sobre el estado de ánimo, energía y nuestro estado físico. En esta dieta también se tiene muy en cuenta  la combinación y el tratamiento culinario que se realiza para llegar a un equilibrio entre el yin-yang.

Actualmente confundimos mucho esta dieta con una dieta vegetariana, pero no es así, pues en esta dieta, si se contempla el consumo de carnes, pescado y huevos. Michio Kushi, uno de los principales difusores de la Macrobiótica defendía evitar en esta dieta el consumo de carnes, pero realmente es más una decisión particular, pues esta dieta contempla ese consumo.

La Dieta Macrobiótica también se ha de adaptar a la constitución de la persona, el país o zona, la estación del año, las necesidades individuales, etc.
En cuanto a la alimentación, el yin corresponde a lo expansivo, fresco, con alto contenido en agua, ligero, rápido crecimiento, etc y el yang corresponde a lo contractivo, caliente, seco y de crecimiento lento.

¿Que debemos comer?

La base de esta alimentación es:
50 a 60% de la alimentación diaria deben ser cereales integrales, pues la base alimentaria de esta dieta son los cereales completos no refinados ya que su equilibrio de yin y yang es bueno, entre ellos están el arroz, cebada, mijo, avena, quínoa, centeno, etc.



Sopa 1 o 2 veces al día. Las sopas son en general de verduras, pero pueden también incluir cereales, legumbres, algas, pescado... Una sopa particularmente aconsejada y muy conocida es la Sopa de Miso, debido a los efectos beneficiosos que el Miso (pasta de soja fermentada) tiene sobre la regeneración de la flora intestinal.

25 a 35% de verduras variadas. Las verduras deber ser cocinadas de diferentes formas. Pues algunas necesitan estar cocinadas durante mucho tiempo, y otras levemente o consumidas en forma de ensalada cruda. La patata, los tomates, las berenjenas, son generalmente desaconsejados, o se deben usar muy ocasionalmente.

10 a 15% de la alimentación legumbres y derivados y algas. Las legumbres incluyen garbanzo, lentejas, azukis, judías blancas, pintas, soja, etc.

Las algas se utilizan en pequeñas cantidades, cocinadas con verduras, legumbres o cereales. Las algas de uso regular son wakame, kombu, aramé, hiziki, nori entre otras.



Y el resto se compone de frutos secos crudos, semillas, pescado, frutas y condimentos.

Y de manera muy esporádica, huevos, productos lácteos, café y carnes rojas.

Esta dieta ha tenido mucha controversia y ha sido muy criticada porque Ohsawa dividió esta alimentación en 7 dietas que van desde lo más permisivo a lo más severo. Las severas se han de hacer de manera puntual y son muy desequilibradas y carentes nutricionalmente y por ello generan mucha crítica y descontento. Pero debemos tener en cuenta que si valoramos el tipo de alimentación que defienden y no las derivaciones o interpretaciones restrictivas que se han hecho después la dieta es equilibrada.



fuente.-Soraya Chico de www.trucosnaturales.com
imagenes.-yucatan.com.mx / macrobangela.blogspot.com / ttiklik.com