28 julio 2016

COMO SUPERAR LOS BLOQUEOS EMOCIONALES Y VOLVER A VIVIR UNA VIDA MAS PLENA

Es interesante observar como todos nosotros aparentamos cierta “normalidad” en nuestra vida hasta que nuestro piloto automático interior “salta” inconscientemente y sin control ante una señal que percibimos como “amenaza” a nuestra cotidianidad.

Hay momentos en los que experimentamos de repente ciertas emociones de angustia, enfado, ansiedad, tristeza, etc. ante cualquier estímulo sutil como el sonido de un silbato o melodía, un color, una expresión coloquial, un olor, etc. El problema no está en éstos sino en lo que se “remueve” dentro de nosotros (especialmente si se trata de una experiencia traumática).



Es posible que en estas situaciones justifiquemos nuestros sentimientos como irracionales o que responden a un bajo estado de ánimo. A menudo las personas de nuestro entorno las niegan y nos intentan convencer con la razón que todo va bien pero no llega a ayudarnos. La falta de coherencia entre cómo nos mostramos al mundo y cómo verdaderamente nos sentimos produce una desconexión interior y los sentimientos negativos se van somatizando progresivamente en nuestro cuerpo. El impacto emocional se manifestará a través de afecciones y enfermedades en mayor o menor grado.

Ahora bien, necesitamos preguntarnos sobre el por qué de ese autoengaño.

Aunque nos cueste admitir estoy seguro que recordamos las veces que hemos reaccionado como lo hacíamos cuando éramos niños siendo ya adultos. Estas situaciones ponen de manifiesto que no hemos resuelto ciertos asuntos de nuestra vida.

Cuando tenía quince años, mi padre falleció en unas situaciones bastante dramáticas. Yo era el mayor de dos hermanas y vivir su pérdida en un pueblo pequeño de España no fue fácil. Cuando tuve que besar a mi padre antes de cerrar el féretro, los labios se me quedaron fríos. Esa emoción se quedo en mí y temía que ese sentimiento se transmitiera cuando besaba a las chicas.

La pérdida de mi padre fue muy traumática y este acontecimiento marcó mi vida. De hecho, fue cuando comencé mi búsqueda de soluciones y respuestas a conflictos que albergaba en mi interior. Después de investigar y practicar distintas terapias, descubrí el trabajo de Antonio Blay Fontcuberta. Durante un curso suyo al que asistí, cada cosa que él decía removía mis cimientos, pero a su vez era como una pequeña ventana de luz y aire fresco que me inundaba.

Cuando lo terminé, salí con la convicción de que el cambio que anhelaba estaba en mi trabajo de relación con mi niño interior.

MI TRABAJO PERSONAL CON MI NIÑO INTERIOR

Mi trabajo con mi niño interior consistía en lo siguiente: me visualizaba a mí mismo cuando tenía 15 años. Después de la muerte de mi padre, en aquel tiempo tenía mucho miedo a la vida y me refugiaba en el desván de mi casa cuando me sentía triste o inseguro. Visualizaba todos los detalles: en un rincón había una columna, arriba de todo asomaba una madera atada a la columna por un cordel, donde había una bombilla.



Empezaba a revivir cómo me sentía: solo, abandonado, desorientado… No era muy consciente de la realidad que estaba ocurriendo en mí y en el exterior. Allí sentado en el suelo me venían sensaciones que no entendía, pero de alguna manera en ese entorno me sentía protegido. Surgían de mi interior sensaciones de haber decepcionado a mi padre, quien luchó mucho para que yo fuera lo que él no pudo ser (quería que fuera arquitecto).

Yo no iba bien en mis estudios y mis padres me pagaban clases privadas, pero yo solo pensaba en crear excusas porque no podía enfrentarme ni tan siquiera al estudio. Al mismo tiempo, siempre quise demostrarle que podía hacer lo que yo realmente deseaba y que aún no sabía qué era. Pero su tiempo terminó y nunca pude decirle: «Papá, la vida tenía otras cosas preparadas para mí».

Desde mi cama, completamente relajado, conectaba con ese chico de 15 años, con sus sentimientos, su soledad, su miedo a la vida. Me imaginaba a mí mismo tal y como soy ahora junto al niño en el desván y le daba todo el cariño y la ternura que mi niño necesitaba en ese momento.

Día a día, con el tiempo mi capacidad de conectar con los sentimientos era mucho más clara y empecé a sentir cómo mi niño se asomaba entre mis pensamientos, y en ciertos momentos surgían sensaciones, imágenes, olores que me conectaban con ciertas etapas de mi vida. En principio eran pequeños flashes con poca coherencia pero mucha nitidez, que a lo largo del tiempo se convirtieron en un gran aprendizaje interno.

    Practicar el ejercicio me permitió crear un lenguaje entre mi niño interior y el adulto que soy; un lenguaje que continúa vigente hasta el día de hoy. 

RECOMENDACIONES PARA DESCUBRIR TODO TU POTENCIAL

    Descubrir tu niño/a interior y comunicarte con él/ella 



    Mirar la vida como un río que fluye, siempre cambiante. Los cambios forman parte de la vida y nos asustan más de lo que queremos reconocer. Tambalean los sustentos de esa aparente normalidad emocional que hemos construido a nivel mental, repitiéndonos que todo va bien. Sería más fácil dejar aflorar esas emociones atrapadas y observarlas.

    Dependiendo de tu situación personal, podrías requerir la asistencia de un terapeuta profesional que te ayude en tus procesos internos.

Estamos llamados a tener coraje y mirar a nuestras emociones a los ojos sin juicios, con amor y compasión. Es en ese momento cuando se produce el principio del cambio, al tomar responsabilidad y al aprender de ellas.







Artículo de Jaume Campos Socio de Cofenat nº 424
http://www.jaumecampos.es/
imagenes.- elpoderdelamente.elartedelaestrategia.com, mariomartincoaching.com, pd4pic.com





27 julio 2016

¿POR QUÉ EL MASAJE DE TEJIDO CONJUNTIVO?

EL TEJIDO CONJUNTIVO EN EL CUERPO HUMANO

Hasta hace poco se creía que se trataba de un tejido amorfo, sin relevancia funcional mas que la de ser envoltorio fibroso de estructuras del organismo, sin embargo, estudios recientes ha demostrado su gran importancia.

Bases estructurales del Tejido Conectivo


Es un conjunto variado de tejidos con multitud de funciones, entre las que destacan: sostén de órganos y vísceras, reserva de nutrientes para todas las células, compartimentación de espacios contra infecciones, espacio tisular donde se multiplican linfocitos, plaquetas, macrófagos, etc., para la defensa del organismo, también posee células madre indiferenciadas que se especializan en función de la proximidad del órgano donde se encuentren.

Es un tejido con abundante sustancia fundamental, y proteínas tipo colágeno, elastinas y fibrilina principalmente.

Todas las sustancias que son absorbidas por los epitelios de revestimiento  (piel, telillos que cubren los órganos, etc.) han de pasar por este tejido, que sirve además de vía de comunicación entre distintos tejidos.

Por el tejido conjuntivo, llamado también tejido conectivo, pasan nervios, venas y conductos linfáticos de tránsito, pero también está poblado de multitud de capilares venoso-linfáticos, además posee abundantes terminaciones nerviosas propias (receptores Golgi), pero también los tiene de Paccini, de Ruffini y terminaciones nerviosas libres; y lo que es más sorprendente células de músculo liso, lo que le da capacidad de contracción y respuesta a estímulos nerviosos, entre ellos al estrés.

Es una malla tridimensional continua por todo el cuerpo, por lo que un trauma en una zona puede repercutir en otra alejada, dos ejemplos clásicos son: la mala pisada por problemas del pie fácilmente puede doler las cervicales o incluso la cabeza y un problema emocional a menudo se trasforma en dolor de espalda u hombros.

Esta malla tridimensional tiene la capacidad de mandar información al cerebro de todo tipo: desordenes de órganos (inflamaciones, espasmos), desequilibrio respecto a la gravedad (situación postural), peligros (cortes, golpes, infecciones) etc.

  

El Masaje de Tejido Conjuntivo consta de micro-estiramientos en la zona donde se trate, con lo que distiende y relaja eliminando contracturas musculares, pero va mucho más allá, actúa a nivel neurológico enviando al cerebro información de la región que se trabaja, ayudándole a restablecer su normal funcionamiento. El sistema nervioso es complejo y a veces se despista, adoptando patrones de dolor o disfunción como si fueran normales.

El Masaje de Tejido Conjuntivo esta especialmente indicado en:

·        Adherencias tisulares (contracturas)
·        Para activar la circulación venoso-linfática
·        En la activación hormonal
·        Equilibra el Sistema Nervioso Vegetativo (involuntario)
·        Regula el tono muscular

·        Disminuye el dolor articular: rodillas, síndrome del túnel carpiano, artrosis, reumas, desgaste óseo

No sustituye el tratamiento prescrito por el médico pero ayuda enormemente potenciando los resultados. Es una terapia efectiva, segura y conveniente para personas de todas las edades, desde adultos a niños, complementando perfectamente el tratamiento médico.

La curación es inherente al cuerpo humano, el terapeuta solo contribuye a que ésta se produzca eliminando las tensiones o interferencias que impiden la perfecta función del organismo. Es la inteligencia innata del cuerpo, “El Aliento Vital”, es la fuerza dinámica que crea constantemente al ser humano.

El estrés, la ansiedad, las emociones reprimidas, los conflictos mentales, el miedo, la ira etc. son actividades de energía y de vibración que afectan a los ritmos sutiles del cuerpo humano y su repercusión en la salud pasa inevitablemente por el tejido fascial, o tejido conjuntivo.







Artículo de Emilio García Ortega .Socio de COFENAT nº  5770



imagenes.-es.slideshare.net /saludterapia.com

06 julio 2016

SUSTITUTOS SALUDABLES DEL CAFE

Para evitar los efectos negativos del café sobre el organismo, podemos recurrir a otros alimentos saludables.

Hay alternativas para todos los gustos, solo hay que estar dispuestos a darles una oportunidad.

El apremiante ritmo de vida que se ha instalado en nuestra sociedad moderna parece exigirnos buscar estimulantes que nos ayuden a rendir más y mejor. En la naturaleza tenemos gran cantidad de alimentos y plantas que pueden brindarnos este servicio, pero ninguna sustancia se ha hecho tan popular en los últimos 50 años como la cafeína. Una sustancia que, todo sea dicho, parece haberse instalado en nuestros hábitos dietéticos con tal naturalidad que nadie diría que se trata de una droga. Y es que, aunque de efectos suaves, el café también crea adicción.


Taza de café


En su justa dosis

Una taza de café  puede contener aproximadamente 100 mg de cafeína, en el caso del expreso, o 60 mg si se trata de uno filtrado. El efecto estimulante de esta cafeína sobre nuestro sistema nervioso central comenzará a llegar a todos los tejidos del cuerpo a los cinco minutos de ser ingerida y alcanzará su máxima concentración en la sangre aproximadamente a los 30 minutos, permaneciendo hasta tres horas en nuestro organismo. Como consecuencia, notaremos una aceleración de la frecuencia cardiaca, estaremos más alerta, aumentará la acidez gástrica y multiplicaremos nuestro volumen urinario.

Si somos adultos sanos sin ninguna patología seria y nos limitamos a tomar una o dos tazas al día, en principio, las contraindicaciones sobre nuestro organismo, más allá de alteraciones en la rutina de nuestro sueño, no deberían ser preocupantes. Pero ¿qué pasa si superamos las tres tazas de café al día?

Todavía queda bastante por investigar, pero parece probado que, para muchos, superar ciertas dosis de cafeína puede ser perjudicial. De entrada, si sufrimos de sueño ligero o de estrés, el café puede agravar estos problemas. Por otro lado, si el consumo es continuado en el tiempo, nos exponemos a padecer desórdenes cardiovasculares y un significativo incremento de nuestro colesterol sérico. Deben tener cuidado con un consumo desmesurado las mujeres que padezcan osteoporosis, ya que el café puede impedir la correcta absorción del calcio, al incrementar su excreción urinaria, siendo también la vía de pérdida de otros minerales fundamentales.


Espermatozoides


Tampoco parece ser muy beneficioso para la fisiología reproductora, pues se ha asociado el exceso de consumo de café a una movilidad espermática baja y a una menor fertilidad femenina. Con tan solo cuatro tazas al día, se irrita considerablemente el tracto digestivo, algo que va a agravar cualquier lesión o molestia intestinal que ya padezcamos. Y, si la dosis supera las seis tazas de café al día, aparte de correr el riesgo de adquirir dependencia, es posible que nos provoque cuadros de ansiedad o incluso arritmias cardiacas. Hay que tener en cuenta también que, con un consumo desmesurado de café, lograremos justo el efecto contrario al deseado, pues acabaremos sufriendo falta de concentración, cansancio e irritabilidad.

Justo es decir, sin embargo, que el café también posee algunas virtudes para nuestra salud, ya que puede disolver cálculos biliares, calmar ataques de asma –los músculos de los bronquios se relajan–, y ser muy diurético y antitrombótico.

Otras fuentes de cafeína

Son muchos los que para alejarse del estimulante café optan por pasarse al té, pero estas personas deben saber que una taza de té negro o de mate contiene más cafeína que el café. Lo que ocurre es que, debido a las técnicas de procesamiento de las hojas, y al estar las concentraciones más diluidas que en una taza de café, normalmente solo va a alcanzar los 50 mg de sustancias estimulantes por taza, o sea, aproximadamente la mitad que en una taza de café. Esta dosis se reduce a la mitad si lo que tomamos es té verde, y todavía más cuando se trata de té blanco.

Distintos tipos de té


Claro está que el té nos aporta otros beneficios, entre los que destacan sus enormes niveles de sustancias antioxidantes, sobre todo en el caso del té blanco. De todos modos, también es bueno tomarlo con moderación para que no afecte a nuestro sistema nervioso. Si buscamos una buena alternativa al té, que sea apta para la noche y que comparta buena parte de sus propiedades, nuestra mejor opción sería el rooibos.

Unas bebidas que debemos evitar a toda costa son las elaboradas con nuez de cola o, como se las conoce popularmente, las “colas”, pues alcanzan niveles cercanos a los 40 mg de cafeína por cada vasito de 100 ml. Además, esta cafeína se combina con otros componentes, como el ácido fosfórico, que fomenta la desmineralización ósea y la absorción de minerales de vital importancia, como el hierro.

Hay otro alimento que pocos asocian a la cafeína, pero que alcanza niveles más que significativos de esta sustancia. Hablamos del chocolate, rico en teofilina y teobromina, dos alcaloides emparentados con la cafeína. Su contenido es mucho menor que en una taza de café,  pero tomado en las últimas horas del día pueda ser responsable de nuestros desvelos nocturnos. Por supuesto, es muy rico en antioxidantes polifenoles, muy beneficiosos para el corazón y para evitar el envejecimiento de las células. Quizás por eso cuesta tanto darle la etiqueta de “bueno” o “malo”. Pero una cosa es segura: por su alto contenido graso y sus sustancias excitantes, debe ser consumido con mesura, especialmente en el caso de los niños pequeños.

Bambú



De cereales, bambú o achicoria

Aquellos que no quieran renunciar a su taza de café matutino siempre pueden recurrir al descafeinado, pero deben saber que no está exento de cafeína. Lo mejor en estos casos es darle una oportunidad al café de cereales, de achicoria o de bambú que, según la marca, imitan bastante bien el sabor del café común, proporcionándonos una serie de beneficios adicionales. Por un lado, nos van a regalar pequeñas dosis de vitaminas y minerales y, por otro, vamos a tener la certeza de no alterar nuestro ciclo del sueño ni nuestro ritmo cardiaco y de no irritar la mucosa gástrica. Con estos cafés nos revitalizaremos de forma natural y mejoraremos la digestión.

En el caso del chocolate, tenemos a un sustituto de lujo: la harina de algarroba. Se trata de un producto de una semilla libre de sustancias estimulantes que, al ser naturalmente dulce, evita la adición de tanto edulcorante en la elaboración de postres. Es muy rica en fibra, riboflavina, calcio y hierro y aporta hasta siete veces menos grasa que el cacao. Además, por su riqueza en mucílagos, estamos mejorando y protegiendo el funcionamiento de nuestro tránsito intestinal







fuente.- http://www.elcorreodelsol.com/ Por  Laura Kohan
imagen.- eladerezo.com/ batanga.com/ aliciagalvan.com/ indigohierbas.es