28 noviembre 2016

PLANTAS PARA LA SALUD ARTICULAR

Jengibre & Cúrcuma & Corteza de Pino Marítimo & Borraja




Se ha demostrado que agentes derivados de diferentes plantas medicinales como el aceite de Borraja 20% GLA, los curcuminoides de la raíz de cúrcuma, los gingeroles del rizoma de jengibre y el pycnogenol o extracto estandarizado de corteza de pino marítimo al 75% de OPC (oligómeros procianidólicos) pueden modular la expresión de señales pro-inflamatorias, siendo capaces de ejercer efectos inhibidores de los mediadores de la inflamación a diferentes niveles. Estos bio-activos se encuentran presentes en diferentes órganos de plantas utilizadas en la medicina tradicional como son:


Cúrcuma

Los rizomas de cúrcuma y jengibre, el pycnogenol, fito-activo que procede de la corteza del pino marítimo. Por otro lado el ácido graso GLA (Di-homo-Ɣ-linoléico) contenido de manera natural en una elevada proporción en el aceite virgen de Borraja, potencia además la formación de mediadores antiinflamatorios, favoreciendo la síntesis de prostaglandinas antiinflamatorias. Finalmente se han descrito también en relación a algunos de estos bio-activos efectos inmunomoduladores, que participan en la regulación del componente auto-inmunitario de la artritis reumatoide.

Jengibre


Aunque se necesitan nuevos estudios que esclarezcan los complejos mecanismo, a través los cuales, estas plantas son capaces de actuar, en los procesos inflamatorios, la medicina tradicional China y Ayurvédica, que han utilizado durante cientos de años estas plantas medicinales, avalan hoy día su uso como complemento nutricional en el tratamiento de fondo y preventivo de estas patologías.

Corteza de Pino Marítimo


Complementar, una alimentación sana y equilibrada, con estos fitonutrientes, puede ayudar a mejorar la calidad de vida de estas personas y en muchos casos a reducir los fármacos antiinflamatorios, que hoy por hoy poseen numerosas contraindicaciones y efectos secundarios. Los estudios in vivo muestran que estas plantas medicinales no producen alteraciones gástricas, ni son ulcerogénicas, además de haberse demostrado su seguridad y utilizado durante cientos de años por la medicina tradicional.




Fuente.- http://www.holisticoonline.com/ Maribel Saiz i Cayuela
imagenes.-Mi Piel Sana/ViviendoSanos.com/ keyword-suggestions.com

23 noviembre 2016

TRATAMIENTO NATURAL PARA LA LUMBALGIA: 3 CONSEJOS BASICOS

Dado que la lumbalgia suele resolverse en un período de 3 a 6 semanas, debemos concienciarnos para no hacer esfuerzos durante ese período, pero tampoco es recomendable guardar reposo absoluto.



La lumbalgia suele afectar casi siempre a personas en edad muy activa, entre los 30 y los 60 años. Se trata de una dolencia muy común originada por distensiones musculares en la zona lumbar, y que conlleva dolor y problemas de movilidad.

Hemos de tener claro, además, que cada persona es única y, aunque la lumbalgia se resuelva, por lo general, entre 3 y 6 semanas, es necesario contar siempre con la supervisión médica.

En ocasiones el problema puede tener su origen en una hernia o en alguna enfermedad y, como tal, es importante disponer del consejo de buenos profesionales.

Ahora bien, nosotros, en casa, también podemos seguir unas pautas sencillas y naturales que nos ayudarán a tener mejor calidad de vida y a acelerar el proceso de recuperación. 

1. Reposo, pero no permanente

Lo primero que sentimos cuando aparece la lumbalgia es un dolor intenso y “caliente” en la zona baja de la espalda. Muchos pacientes lo describen como “estar partidos por la mitad”. Encontramos una alta dificultad para movernos, girarnos e incluso sentarnos

La lumbalgia, tal y como te hemos señalado antes, suele resolverse por completo en un período de 3 a 6 semanas. Es decir, estaremos de baja un mes. ¿Significa esto que debemos guardar reposo durante todo este tiempo? En absoluto.




Lo más recomendable es mantener un riguroso reposo los dos o tres primeros días. El dolor es intenso y los nervios están muy inflamados. Nos sería imposible hacer cualquier actividad.

Pasado ese tiempo, permanecer inmóvil o acostado va a suponer que los músculos empiecen a debilitarse, y unos músculos débiles empeoran la salud de nuestra columna vertebral. 

Es necesario hacer ejercicios suaves, tanto como lo que nos permita el propio dolor o molestia. Los días siguientes a esas 48 horas es necesario estar lo más activos que nos sea posible. De no hacerlo, el dolor durará más tiempo.

¿Qué tipo de ejercicio podemos hacer?

Podemos recurrir a un profesional de salud vertebral

No obstante, en casa podemos hacer pequeños ejercicios de estiramientos suaves para fortalecer la zona lumbar. 

Podemos caminar a baja intensidad en una cinta andadora.

Nadar un poco cada día es también uno de los mejores ejercicios que podemos hacer para tratar la lumbalgia.

2. Antiinflamatorios naturales para la lumbalgia

2.1 Antiinflamatorio oral: Jengibre

Nos vendrá muy bien prepararnos dos tazas de infusión de jengibre al día. Es uno de los mejores antiinflamatorios naturales de los que disponemos y que, a su vez, pueden sustituir a uno de los analgésicos que te tomas al día para tratar la lumbalgia.

Basta con infusionar una cucharadita de raíz de jengibre (5 gramos) para cada taza (250 ml de agua). Tómalo caliente después de las comidas.




2.2 Antiinflamatorios tópicos:

Aceite esencial de ruda, cola de caballo y romero
Entre las plantas más recomendadas para aliviar el dolor de lumbago encontramos tanto el romero como la cola de caballo.

En este caso lo que haremos será poner a hervir un litro de agua y añadir una cucharada y media de cola de caballo (15 gramos) y la misma cantidad de romero. Deja que la infusión se haga a lo largo de 20 o 30 minutos, para después, permitir que el agua se temple un poco.

Empaparemos una gasa con esta mezcla medicinal y la aplicaremos en la zona lumbar mientras guardamos media hora de reposo. Si lo haces dos veces al día encontrarás alivio.

La ruda, por su parte, además de ser un buen antiinflamatorio, se alza como un buen remedio natural para reducir el dolor y relajar. Por eso te recomendamos buscar aceite esencial de ruda en las tiendas naturales, para poder hacerte con él adecuados masajes.

Es un tratamiento alternativo muy interesante.

3. Tratamiento cognitivo-conductual para la lumbalgia

Este dato, a pesar de que a simple vista pueda no parecernos relevante, lo es y debemos tenerlo en cuenta. Hay mucha gente que cuando padece lumbalgia evita moverse, focaliza un miedo muy intenso al movimiento porque lo asocia con el dolor y ello genera aún más tensión y sobrecarga muscular.

Es un círculo vicioso: el dolor provoca miedo, el miedo la idea de que no debemos movernos y, a su vez, la inmovilidad inflama aún más los nervios y debilita los músculos de la zona lumbar.

Debemos concienciarnos de que la lumbalgia requiere tiempo. Pasará como mínimo un mes antes de que nos encontremos bien.

Durante ese tiempo debes hacerte a la idea de que tienes que armonizar tu mente y tus emociones con el eje de tu espalda: a más tensión, más dolor.

Así pues, mantén la calma, relájate y propicia que todo movimiento sea suave. Aleja el miedo de tu mente y piensa que día a día te vas a encontrar mejor.


Sal a pasear, mantén un día a día relajado donde haya movimientos suaves, donde distraigas tu mente y donde evites, ante todo, quedarte quieta y abusar de los fármacos antiinflamatorios.

Es posible que en tu ciudad existan también las llamadas “escuelas de la espalda”. Aquí nos van a enseñar higiene postural, ergonomía, cómo debemos cargar pesos, qué tipo de ejercicios son los más adecuados para prevenir futuros problemas y, en esencia, a mantener una mejor calidad de vida con nuestra columna vertebral.





Imagines.-Empresalud /ofertasgimnasios.com/ViviendoSanos.com/Clínica Moreno




16 noviembre 2016

BEBES Y NIÑOS. ENFERMEDAD DE MANOS, PIES Y BOCA

Mi hija pequeña casi recuperada del virus manos, pies y boca. Aún se le ve alguna herida.

Desde hace un mes, toda mi familia incluida yo, estamos siendo parte de una espiral enfermiza, gracias a los virus y bacterias que nos trae mi hija mayor del cole. Como no ha ido a la guarde, ahora esta cogiendo todos esos “amistosos microorganismos” que al final terminan fastidiando a toda la familia.




Esta semana hemos conocido a un nuevo amigo, la enfermedad de manos, pies y boca. Y más de uno pensaréis, ¿pero que es eso? pues si, yo hasta hace dos años no había escuchado hablar de esta enfermedad, pero si existe y es bastante molesta, la verdad.

Mi hija empezó hace una semana con mucha fiebre, sin síntoma previo, le salieron unas llaguitas en la boca pero pensé que era de la fiebre y luego vi que le salieron unos granos en su muñeca, creí que era dermatitis, pero no, estaba equivocada era la enfermedad de manos, pies y boca.  Y como el saber no ocupa lugar, quiero hablaros de ella y como intentar prevenirla y mitigar las molestias de este virus.

¿Qué es la enfermedad de manos, pies y boca?

Es una enfermedad producida por un entorovirus, exactamente por el tipo Coxsackie A16 o Enterovirus 71, aunque lo parezca, no hay que confundir con la varicela pues no son de la misma familia. Su duración suele ser de cinco a diez días, según el caso.

Se da sobre todo en niños pequeños, es muy típico en bebés que van a la guardería, aunque es habitual en niños menores de 10 años. Los adultos y adolescentes también pueden contraerlo, pero es bastante más raro.



Suele comenzar con síntomas de molestia general, garganta irritada, al cabo de poco tiempo empieza la fiebre, puede ser una fiebre alta de casi 40ºC.

Aparecen llagas en la boca, tanto en los labios como en la lengua, casi llegando a la garganta. Esto hace que los pequeños apenas coman durante estos días. Comienzan a aparecer un sarpullido tanto en manos como pies, también en codos y en el culete. Terminando como granitos que suelen ser como heridas.

Cada niño es diferente, pues algunos solo les aparece las llagas y otros más el sarpullido en manos y pies.

    Por ejemplo, mi hija mayor casi no comió en tres días por las llagas de la boca y apenas tenía heridas en las muñecas y codos. Sin embargo, la pequeña tenía muchos granitos tanto en brazos, piernas y culete que me recordaban a la varicela.

¿Qué podemos hacer para prevenir contagiarnos?

Este virus se contagia por vía oral y fecal.  Es bastante contagiosa. Por esto es importante tener unas buenas medidas de higiene toda la familia, aunque muchas veces es muy complicado, ya que al ser bebés y niños pequeños, se están tocando y chupando las manos y los juguetes constantemente.

En especial es muy importante, cuando son bebés que usan pañal, pues debemos lavarnos las manos después de cada cambio de pañal, tanto para prevenir como para frenar la propagación del virus.

Es importante que nuestros niños estén sanos y fuertes, gracias a una buena alimentación, pero aun así, hay veces que es casi imposible que no se contagien. Debemos pensar que todo esto es un “buen entrenamiento para sus defensas”, pues así se harán más fuertes y se harán inmunes a estos virus, pues es parte del ciclo de nuestro bebé.



  Tratamiento habitual

En este caso poco podemos hacer como padres, además de dar cariño y muchos cuidados, el sistema inmune debe hacer su trabajo y para eso usará la fiebre.

En estos casos lo que suelen recomendar los pediatras es el uso de paracetamol, para aliviar las molestias, pues es bastante doloroso y muy molesto y  también como antipirético (bajar la fiebre) pues son fiebres altas y hay veces que los padres nos asustamos bastante. Debemos tener en cuenta que no se necesita antibióticos, ya que es un virus.

Para las llaguitas, se suele recomendar un gel a base de ácido hialurónico, que además de calmar el dolor ayuda a cicatrizar las llagas más rápido. Otros geles además pueden llevar lidocaina o bezocaina, compuestos que suelen estar presentes en los geles para el dolor del nacimiento de los dientes especiales para bebés.



Las comidas que le demos deben ser “comidas blanditas” en plan purés, cremas, yogur, comidas que no le irriten más la boca y las pueda tragar bien. Por lo general deben estar templadas, aunque he visto que en algunos casos los alimentos fríos también alivian. No le des frutas y verduras ácidas.

Y lo más importante, el pequeño debe estar bien hidratado, un truco: si tiene llagas puedes darle agua con una pajita, aunque le genere gases, seguro que le gusta y así se la beberá mejor.
Mi opción más natural

Mi opción natural es aplicar gel de aloe vera bio en las llagas, pero es muy importante que sea de calidad y apto para el uso interno, no todos los geles valen. Solo hay que aplicarlo donde tenga la herida y no debemos abusar de su uso.

Para el dolor de la garganta y boca podemos hacer una tisana de malva, pues esto les suavizará la mucosa irritada de forma suave.

Para la fiebre es más complicado, pues las plantas son más lentas que los fármacos comerciales por lo general, pero podéis probar con esta tisana para bajar la fiebre, eso si, la dosis es menos de la mitad que la dosis de un adulto, dependerá del peso.



Y sin olvidar, un truco sencillo y eficaz, darle un bañito para bajarle la temperatura. Para que tengáis más información, aquí os dejo algunas recomendaciones para cuando hay fiebre.

Siempre viene bien ayudar un poquito a las defensas con un jarabe de equinácea o una jalea real, esto hará que se recupere antes. Os recomiendo este estupendo jarabe de equinácea y jengibre, para ver la receta pincha aquí.

Por mi experiencia, hay veces que el peque por el dolor de boca y de garganta no va a querer tomar nada de nada y esto dificulta que le podamos ayudar con estos preparados, así que no os desaniméis si veis que no quiere tomar vuestros preparados, es normal.







fuente.-https://www.trucosnaturales.com/ Artículo de Virginia Ceballos Socia de COFENAT nº 3855
imagen.- tónicos / SaludBio / 7News / PequeRecetas / Mamá busca datos - WordPress.com