01 marzo 2017

LA OSTEOPATÍA TERAPIA EFICAZ EN FIBROMIALGIA

La Fibromialgia es una patología caracterizada por un dolor crónico generalizado, en músculos, tendones, articulaciones y vísceras, con especial intensidad en puntos específicos del cuerpo denominados Trigger Points (TP) o puntos sensibles a la presión. Además del dolor se caracteriza por la rigidez articular y otros síntomas sistémicos, como trastornos del estado de ánimo,fatiga, disfunción cognitiva, insomnio o intolerancia al calor y al frío sin que exista enfermedad orgánica subyacente, con una clara prevalencia en las mujeres. El dolor y sus otros síntomas se retroalimentan con el paso del tiempo, por lo que es muy importante una precoz atención adecuada.



Es una patología de origen desconocido, aunque puede estar asociada con enfermedades específicas, tales como patologías reumáticas, intestino irritable, enfermedad de Raynaud, trastornos psiquiátricos o neurológicos, infecciones o diabetes, y se considera que la sensibilización central es el principal mecanismo involucrado, y que otros factores, como genéticos, inmunológicos y hormonales, pueden desempeñar un papel importante. La etiología y la patogénesis de la fibromialgia aún no  se entienden completamente. 

Varios factores, como la disfunción de los sistemas nerviosos central y autónomo, neurotransmisores, hormonas,  sistema  inmune, factores estresantes externos, aspectos psiquiátricos, y otros, parecen estar involucrados. El diagnóstico es clínico, y desde 1990 se basa principalmente en los criterios diagnósticos definidos por el Colegio Americano de Reumatología, que consiste en síntomas y un número determinado de puntos sensibles a la presión. Recientemente, en 2010, estos criterios se han actualizado.

La terapia convencional para el tratamiento de la FM pasa por el uso de medicamentos, incluyendo antidepresivos y fármacos antiinflamatorios no esteroideos, y en general, aunque el uso de estos medicamentos ha dado como resultado el alivio de los síntomas, sus beneficios son modestos, y disminuyen con el tiempo. El resultado es que los gastos médicos y las tasas de discapacidad son altos. Y esta es la principal razón por la que otras opciones no farmacológicas, que pueden suponer un ahorro y una mejora para la salud como la Osteopatía y otros métodos de Medicina Com-plementaria y Alternativa, Terapias Manuales, Medicina Tradicional China, Hidroterapia, Psicoterapia, y otros métodos de Medicina Complementaria y Alternativa deberían ser tomadas en consideración.

EFICACIA DE LA OSTEOPATÍA

La Osteopatía puede ser eficaz porque interviene sobre los mecanismos fundamentales de este trastorno: la sensibilización central, las vías descendentes, la activación de las células gliales, y los neurotransmisores.



La sensibilización central se considera el principal mecanismo implicado. Y cuando se describe, define a la perfección el concepto neurofisiólogico de lesión osteopática. Porque esta sensibilización central se produce cuan-do la entrada nociceptiva persistente (estímulos potencialmente dañinos para los tejidos) conduce a aumento de la excitabilidad de las neuronas del asta dorsal de la médula espinal. En este estado de hiperexcitación, las neuronas de médula espinal producen una mayor capacidad de respuesta a la estimulación nociva, e incluso a una estimulación anteriormente inocua

Las vías descendentes, son otro mecanismo supuestamente implicado. Son vías inhibitorias del dolor, que modulan las respuestas de la médula espinal a los estímulos dolorosos, y parecen estar alteradas en pacientes con fibromialgia, contribuyendo a exacerbar la sensibilización central.

La activación de células gliales también parece desempeñar un papel importante en la patogénesis de la fibromialgia, ya que ayudan a modular la transmisión del dolor en la médula espinal. Activadas por diversos estímulos dolorosos, liberan citoquinas proinflamatorias, óxido nítrico, prostaglandinas, y especies reactivas de oxígeno que estimulan y prolongan la hiperexcitabilidad de la médula espinal.

La facilitación de estas vías es el ori-gen de la lesión Osteopática: porque en la lesión osteopática los impulsos aberrantes hacia la médula espinal pueden proceder de influjos endógenos, que pueden ser: superiores (provenientes de estas vías descendentes); periféricos (provenientes de los propioceptores del sistema musculoesquelético) y viscerales.



Los neurotransmisores, como la serotonina y el triptófano, que tienen un importante papel en la modulación del dolor, parecen estar implicados en la sensibilización central. Algunos estudios han encontrado niveles bajos de estos neurotransmisores, tanto en el suero como en el líquido cefalorraquídeo (LCR). Además, la serotonina también está implicada en la regulación del estado de ánimo y el sueño, lo que podría explicar la asociación entre la fibromialgia, el sueño y los trastornos mentales. Otros neurotransmisores, como la noreprinefrina, la dopamina, la sustancia P, endorfinas, y encefalinas, péptidos del sistema opioide endógeno, parecen ser hiperactivos, pero no son capaces de modular el dolor, lo que parece explicar la reducción de la eficacia de los opiáceos exógenos.

Las manipulaciones fasciales influencian sobre el sistema endocannabinoide, por lo que los profesionales de las Terapias Manuales disponen de herramientas para tratar los Trigger Points en la Fibromialgia. Y de esta manera, pueden obtener buenos resultados en la desregulación del sistema endocannabinoide, que ayuda en la forma del desarrollo embriológico, disminuye la nocicepción y el dolor, reduce la inflamación en los tejidos miofasciales y desempeña un papel en la reorganización fascial.

La fascia está ricamente inervada, y las células principales de la fascia, los fibroblastos, se han demostrado que secretan citoquinas proinflamatorias, en particular interleukina 6 (IL-6), en res-puesta a la tensión. Recientes estudios de biopsia, usando técnicas de tinción inmunohistoquímica, han encontrado mayores niveles de colágeno y mediadores inflamatorios en el tejido conectivo que rodea las células musculares de los pacientes con fibromialgia. La inflamación de la fascia es similar a la descrita en condiciones tales como la fascitis plantar o la epicondilitis, y puede ser mejor descrita como una respuesta de curación disfuncional. Esto puede explicar por qué los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) y los esteroides orales no han resultado eficaces en la fibromialgia. La inflamación y la disfunción de la fascia pueden conducir a la sensibilización central en la fibromialgia.



Con la Osteopatía se pueden descubrir estos desarreglos causantes de la FM, e influenciar favorablemente sobre sus repercusiones mediante las manipulaciones. La evaluación osteopática busca identificar, de forma específica, las disfunciones estructurales de la persona. Para después, poder aplicar un trabajo osteopático, que se enfoca a las fascias, ya sea a nivel estructural o musculoesquelético, visceral o craneal.

Las técnicas de normalización osteopáticas, equilibran la tensión fascial y reducen el número de impulsos enviados a la médula, lo que disminuye el nivel de facilitación del segmento medular en cuestión y rompe el círculo vicioso. Por estos motivos, pueden tener influencia sobre la fibromialgia.

La Osteopatía tiene influencia sobre los niveles en circulación de biomarcadores del dolor, como β-endorfina (βE), serotonina (5-hidroxitriptamina [5-HT]), ácido 5-hidroxiindolacético (5-HIAA), la anandamida (arachidonoylethanola-mida [AEA]), y N- palmitoiletanolamida (PEA). 

También se asocia a cambios en el estrés, tiene efectos sobre el estado de ánimo, como ansiolítico, analgésico o sedativo, que popularmente se asociaba con cambios en el sistema de endorfinas, y en realidad pueden estar media dos por el sistema endocannabinoide.

Conclusión: en el manejo de esta enfermedad es conveniente un enfoque multidisciplinario, donde se utilicen tratamientos no farmacológicos. El uso de Osteopatía y otros métodos de Medicina Complementaria y Alternativa ha demostrado mejorar el estado de salud de quienes sufren Fibromialgia, y deberían ser tenidos en consideración, por su demanda, y el ahorro que puede suponer la disminución de fármacos en su tratamiento, sobre todo porque la mayoría de antiinflamatorios no esteroideos y los opioides tienen un beneficio limitado, y se emplean antidepresivos y neuromoduladores antiepilépticos, no carentes de riesgo, en este trastorno considerado crónico.


Artículo de Gabriel Díaz. Responsable del Comité Científico de Osteopatía de aptn-COFENAT
imagnes.-Mejor con Salud/Peumedic/Fibromialgia Sintomas y Tratamiento/nutribody.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario