11 abril 2017

EL SHIATSU COMO FORMA DE VIDA

El Shiatsu es una técnica de digitopresión de origen japonés. Esta maravillosa y efectiva terapia holística tiene, tanto en su filosofía como en su ejecución, muchas similitudes con la esencia de las artes marciales, por su ejecución.



Esta técnica busca la fluidez en los movimientos, la armonía en la respiración, la precisión en la manera de presionar cada punto, el respeto por la persona que se pone en nuestras manos y, sobre todo, la observación y escucha a la que llegamos con su práctica continua, siendo capaces de dar a la persona receptora lo que necesita en cada momento.

Respecto a su filosofía y energía (Ki), utilizamos el Hara (Centro Vital), concepto japonés que engloba desde una actitud de Ser uno con Todo, trabajando nuestro “Yo” interno y encontrando así, como ellos dicen, “el humano completo”, hasta algo más sencillo como es el sentarse con la columna erguida. El Hara se localiza en la zona abdominal y nos ayuda a encontrar el equilibrio entre lo terrenal y lo espiritual; la presión en Shiatsu siempre se realiza desde el Hara y es algo que no se puede aprender de forma apresurada y superficial, es algo que va creciendo y desarrollándose con la práctica hasta que inunda nuestras vidas por completo, cambiando nuestra visión del mundo que nos rodea.



El Shiatsu se introdujo en Occidente hace más de tres décadas y es cada vez más conocido y reconocido en todo el mundo. El Ministerio de Sanidad de Japón lo regularizó el siglo pasado y lo describe de la siguiente manera: “Tratamiento que, aplicando unas presiones con los dedos pulgares y las palmas de las manos sobre determinados puntos, corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuye a aliviar ciertas enfermedades (molestias, dolores, estrés, trastornos nerviosos, etc.) activando así, la capacidad de autocuración del cuerpo humano. NO TIENE EFECTOS SECUNDARIOS”.      



fuente.-Pere Joan Mompo. Socio de Cofenat nº 2278                  
imagen.-Masajes Orientales - Esy.es/revidae.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario