22 agosto 2017

Más allá de las terapias naturales, O la evolución de la consciencia

La expansión de las terapias naturales ha sido tan extraordinaria que ya nadie se asombra de que las enfermedades puedan ser tratadas con plantas, energía, imanes, etc. Sin embargo esta propuesta tan “natural” no es del todo evolutiva, ya que el enfoque paradigmático de aplicación de los remedios, por muy naturales que sean, mantiene la mirada sanitaria que reduce al síntoma a un malestar que hay que eliminar sin tener en cuenta el sentido profundo de su existencia, como parte integrada de una totalidad representada por el ser humano que lo siente.

La medicina Natural, tan sólo ha cambiado sus productos para eliminar la enfermedad, pero mantiene la misma idea sobre ella que la medicina alopática. Adentrarse en un paradigma evolutivo es algo más que cambiar remedios sintéticos por naturales. Imponer las manos para que desaparezca un dolor de cabeza, recomendar una infusión de plantas para relajar la tensión, ajustar una cadera osteopáticamente, o elaborar un remedio floral personalizado para disipar el miedo, es fruto de un comportamiento “médico” o sintomático, ya que no se está teniendo en cuenta el síntoma como parte del proceso evolutivo del paciente.

Desde el paradigma evolutivo, los síntomas, no son entidades aisladas que hay que extirpar, son los símbolos que emergen a la superficie consciente de la persona con un propósito trascendente. Encierran en su naturaleza un sentido profundo y necesario para compensar y mantener con garantías el buen funcionamiento del sistema psíquico. Actuar sobre los síntomas provocará en el sistema, la 
necesidad de compensar su inestabilidad a través de otra manifestación “patológica”.

Llegados a este punto, es imprescindible preguntarnos sobre la naturaleza del síntoma, su sentido existencial y para ello deberíamos introducir algunos conceptos propios de la mirada evolutiva, que integra en un todo tanto lo psíquico como lo físico.


Si lo psíquico y lo físico son una y la misma cosa, como aseveraba Jung, ambas como representaciones simbólicas deben ser el territorio existencial de una entidad “única” de la que ambas parten; esta entidad para el paradigma evolutivo es el Alma.

De esta forma el alma, como entidad armónica y consciente de sí, queda determinada en el espacio tiempo como sujeto autoconsciente, que dispone de un territorio, que es a la vez psíquico y físico para reconocerse como alma en el tiempo y conocer su estado evolutivo en función de las representaciones simbólicas que el alma expresa en el territorio psicofísico.

El estado que transmite a la conciencia, que la evolución del alma sigue su curso natural de acuerdo al plan establecido por ella misma, es la Paz. Este sentimiento inherente a la naturaleza humana y termómetro del desarrollo de la consciencia, es el que debe aparecer tras disponer la consciencia sobre el sentido simbólico del síntoma e integrar la información que elevará la consciencia de la persona a través del reconocimiento de una nueva enseñanza existencial.

El alma dispone, en potencia, de todas las virtudes necesarias para gestionar en el tiempo las “supuestas” adversidades que la vida le pondrá delante como parte del aprendizaje y desarrollo de su propia autoconsciencia. Las cualidades y habilidades que se necesitan para seguir adelante en la vida están ligadas a la vida misma y emergen a la consciencia en el acto de abrirse camino a través de ella.

 El síntoma físico o psíquico que en el ámbito sanitario denominamos enfermedad, como símbolo en
el camino evolutivo del alma es el recurso del que ésta dispone para favorecer la detención de la actitud desviada y llamar la atención sobre otras áreas de la vida que no estaban siendo atendidas por la rutinaria forma de vivir que se había instalado en la conciencia.

De ahí que tratar la enfermedad como si esta fuera un inconveniente para la vida del paciente, en lugar de introspectar para descubrir lo que el paciente nos está diciendo a través de ella, no es más que reproducir un paradigma caduco y abortar la posibilidad de instaurar en el ámbito de la salud una mirada evolutiva y consciente que nos ayude a vivir en Paz de acurdo a los dictados del Alma.

Cada persona es una entidad completa, única y sabedora de su propia vía de expresión. Tanto la enfermedad como entidad y el síntoma como particularidad son puertas que permiten entender un poco más a la persona y su necesidad evolutiva en su nueva etapa de desarrollo.



La Terapiafloral Evolutiva favorece el autoconocimiento de la persona, a través de su forma de ser integral, estableciendo como vía de autodesarrollo la traducción de cualquier síntoma que aleje al paciente de la Paz y transformando este en consciencia de sí al resignificar los comportamientos que ya no son coincidentes con la nueva etapa evolutiva que vive.

Porque lo verdaderamente importante es el desarrollo de la consciencia y el síntoma es una oportunidad que nos permite reconsiderar nuestra existencia. Si el síntoma no se integra en la totalidad Alma, como una expresión coherente de la misma, seguiremos comportándonos como siempre por mucha naturaleza que introduzcamos en la salud.


Artículo de Luis Jiménez. Socio de COFENAT nº 246. Responsable de la Cómisión Cientifica de Terapia Floral de COFENAT
http://www.escuelandalusi.es/
imagenes.-Salud unComo/SlidePlayer

07 agosto 2017

La movilización visceral manual puede tener una acción en la prevención y tratamiento de adherencias postoperatorias.

Es el resultado de un estudio sobre: la movilización visceral puede destruir y prevenir las adherencias peritoneales en un modelo de rata. Por Bove GM , SL Chapelle. Universidad de Nueva Inglaterra Colegio de Medicina Osteopática, Departamento de Farmacología, 11 Colinas Beach Rd., Biddeford, ME 04046, Estados Unidos. gbove@une.edu. Publicado en J Bodyw Mov Ther 2012 Jan; 16 (1) :76-82. Epub 2011 09 de abril.

RESUMEN
Objetivo: las adherencias peritoneales son casi omnipresentes después de la cirugía. Pueden causar obstrucción intestinal, problemas digestivos, infertilidad y dolor, dando lugar a muchos reingresos hospitalarios. Muchos enfoques se han utilizado para prevenir o tratar las adherencias, pero no ofrecen resultados fiables. Un método consistente en prevenir o tratar adherencias beneficiaría a muchos pacientes. La hipótesis es que una movilización visceral manual, diseñada para promover la movilidad normal del contenido abdominal, puede destruir y prevenir las adherencias quirúrgicamente inducidas.



Material y métodos: la abrasión de la pared cecal y abdominal fue el método utilizado para inducir adherencias en 3 grupos de 10 ratas (control, lisis, y preventiva). Todas las ratas se evaluaron 7 días después de la cirugía. El 7 º día postoperatorio, las ratas no sedadas en el grupo de lisis fueron tratadas mediante la movilización visceral, que consiste en la palpación digital de las adherencias y liberar las restricciones de movimiento movilizando manualmente las paredes abdominales y las vísceras. Esto fue seguido por una evaluación inmediata de adhesión postmortem. Las ratas del grupo preventivo se trataron diariamente en una manera similar, comenzando el día después de la cirugía.

 Las adherencias en las ratas de control fueron evaluados 7 días después de la cirugía sin ningún tipo de movilización visceral.

Resultados: la gravedad de la adhesión y el número de adherencias fue significativamente menor en el grupo preventivo en comparación a otros grupos. En el grupo de lisis y en los grupos de prevención había claros signos de adherencias interrumpidas.



Conclusiones: la movilización visceral manual puede tener un papel en la prevención y tratamiento de adherencias postoperatorias.


Artículo de Gabriel Díaz Socio de COFENAT 362. Responsable de la Comisión de Osteopatia de COFENAT.
http://www.naturacurantur.com/index.php?s=inicio
imagenes.-SciELO/Instema