19 octubre 2017

Historia del té y sus distintas clases

En el mundo hay unas 600 especies de té que crecen en 28 paraísos, regiones soleadas, elevadas y bien regadas que se encuentran esparcidas desde el Lejano Oriente a Latinoamérica.


Camellia Sinensis
El origen del té como infusión está explicado en una leyenda China. En el año 2.737 a.C., unas hojas del árbol del té —Camelia sinensis—cayeron por azar en la taza de agua caliente del emperador Sheng Nung, hombre sabio que había dispuesto que en toda China se hirviera el agua antes de beberla para prevenir la viruela y otras enfermedades. Sheng-Nung probó la infusión y le pareció exquisita.

 Así comenzó la historia del té, hoy la segunda bebida más consumida en el mundo después del agua.

Se estima que cada día se consumen 2,5 billones de tazas. Durante 3.000 años el té se preparó, con objetivos medicinales, con las hojas de las plantas silvestres. La medicina tradicional china otorga al té aún más propiedades, entre ellas, estimular la visión, reducir el sueño, aumentar la diuresis, calmar el espíritu, refrescar la mente, eliminar la grasa, curar la anorexia y preservar la juventud.

Fue alrededor del siglo III d.C. cuando comenzó su cultivo, que no ha dejado de extenderse para satisfacer una demanda en continuo crecimiento.

Gracias al sabor refrescante del té y a su efecto reconstituyente, Asia goza de la belleza que ofrecen sus plantaciones, que cubren miles de hectáreas. Producen tal impresión sobre los sentidos, tal imagen de perfecta colaboración entre la naturaleza y el ser humano, que las plantas de té confieren categoría de Paraíso a la tierra sobre la que crecen.



El paraíso está en Sri Lanka, que significa "tierra feliz". Es sin duda el más bello de estos edenes. El mítico "té de Ceilán" se encuentra entre los más aromáticos y sabrosos del mundo. Su fama se debe en gran medida al trabajo de las mujeres tamiles, originarias del sur de la India, que envueltas en sus vestidos de colores llamativos se encargan de la delicada tarea de recoger las dos hojas y el brote nuevo del extremo de cada rama.

Además se poda cuidadosamente cada arbusto, manteniéndolo casi en una condición de bonsai de un metro de altura, para facilitar la recolección, que se realiza cada 15 días.

La región central de Sri Lanka, conocida como el País de las Montañas, es una sucesión de exuberantes paisajes verdes con el té como protagonista principal. Las colinas tapizadas con los arbustos de de características hojas lanceoladas y brillantes, se combinan con espectaculares saltos de agua, pueblos coloniales como Nuwara Eliya y templos budistas.

De las interminables plantaciones, como las del Paso de Ramboda, que se escalonan entre los 600 y 1.500 metros de altitud, emana un perfume inolvidable. Árboles de la canela, originarios de esta isla y magnolios contribuyen con sus esencias al aroma particular de la isla. Apenas supera en extensión a Irlanda, pero Sri Lanka produce más té que ningún otro país de la Tierra, con excepción de la India.

La historia del té en la antigua Ceilán no es milenaria. Todo empezó en 1849 cuando un hombre de negocios escocés, James Taylor, decidió plantar té de Assam y China en los campos de su hacienda para sustituir a los cafetales arruinados por las plagas, que a su vez habían ocupado el lugar del cultivo tradicional de la isla, la canela. El éxito fue total. Actualmente hay plantadas en la isla 250.000 hectáreas que producen más de 250 millones de kilos de té al año.


Plaguicidas

Plaguicidas y explotación

El esplendor verde del té tiene también sombras. Como en todo cultivo extensivo, se emplea una cantidad ingente de plaguicidas que contaminan las preciadas hojas, el agua y la tierra. Aunque los consumidores pueden resultar afectados, los más perjudicados son los productores. En Sri Lanka la intoxicación con plaguicidas es un problema de salud importante.

Algunos productores, agrupados en cooperativas, están apostando por el té ecológico y de comercio justo, en colaboración con organizaciones solidarias de los países ricos. El comercio mundial del té ecológico aún no llega al 1% del total, pero su futuro es muy prometedor.

Otro efecto negativo del éxito del té guarda relación con la mano de obra necesaria en las grandes plantaciones. A finales del siglo XIX, los británicos trasladaron miles de familias desde el sur de la India a Sri Lanka, inmigración que ha causado un conflicto étnico y social a lo largo de todo el siglo XX entre los tamiles de religión hindú y los nativos cingaleses budistas.
Un problema actual en las plantaciones de té de Asia y África es el empleo de mano de obra infantil.

 Pero el trabajo manual que exige el té de calidad —sólo en Japón se cosecha con máquinas— también da una oportunidad a los productores modestos. En Sri Lanka es suya más de la mitad de la cosecha y el té de Kenia procede casi exclusivamente de pequeños agricultores que lo han descubierto como producto rentable: da trabajo e ingreso durante todo el año, necesita relativamente poca inversión y es poco probable que la cosecha no dé ningún fruto.

Las 40 plantaciones keniatas poducen 240.000 toneladas de té negro, bastante fuerte, que en su mayoría se exportan a Canadá, Alemania, Holanda y sobre todo el Reino Unido, donde es muy apreciado. Los cultivos se encuentran al norte de la capital, Nairobi, y en las fronteras con Tanzania y Uganda.

Assam y Darjeeling

Se dice que las primeras plantaciones de té adornaron el valle de Assam, a los pies del Himalaya, frontera entre India y China. Regada por el divino río Brahmaputra durante más de 3.300 kilómetros y con una extensión de 56.700 kilómetros cuadrados -casi el doble de Cataluña- es seguramente la región más fértil y húmeda del mundo.

Las más de 800 plantaciones y 200.000 pequeñas granjas producen más té negro -480 millones de kilogramos al año- que ningún otro lugar, con la excepción de China. Pero todo indica que el futuro de Assam no está en la cantidad: están cerrando numerosas plantaciones que no pueden competir con los bajos precios de las nuevas potencias exportadoras.

Plantacion del té indio Darjeeling
A 200 kilómetros se encuentra el otro enclave del té indio de fama mundial, Darjeeling. Allí, en el extremo noroccidental de la India, entre los 1.300 y los 3.000 metros de altura crece el que se considera el té negro de más calidad. La historia del té de Darjeeling comenzó hace 150 años, cuando el doctor Campbell, mayor del ejército británico plantó unas semillas de té de origen chino en su hacienda. El experimento fue un éxito y el gobierno británico financió “escuelas de té” en la región.

 Una vez adquiridos los conocimientos, los británicos importaron mano de obra de Nepal y plantaron grandes extensiones de terreno.

Actualmente existen más de 80 haciendas de té “legal” de Darjeeling que ocupan 18.000 hectáreas.

 En Darjeeling se obtienen varias cosechas anuales de té que poseen características diferentes. La “first flush” se recolecta en primavera, desde Marzo hasta mediados de Abril. Es un té fresco y chispeante, impregnado de los brotes más tiernos. La segunda, “in between”, aún conserva parte de la frescura de la primera, pero tiene una marcada tendencia hacia el “second flush” de verano —desde mayo hasta junio—, té más fuerte y aromático. Después se cosechan los llamados “tés de lluvia”, que se usan para hacer mezclas o variedades simples. La “autumnal” se cosecha en otoño, en octubre y noviembre. No es un té que se considere de alta calidad pero posee un carácter redondo y muy suave gracias a su reducido contenido de taninos.

El té en China

Aunque el cultivo del té se extiende por al menos 10 regiones de China, la fértil Sichuán es conocida como la provincia del té. Al suroeste de la ciudad de Chengdu se encuentra Emei-Shan (“cejas altas”), uno de las cuatro montañas sagradas del budismo y donde se cultiva un preciado té del mismo nombre.

Del sur de China, del dialecto “min” que se habla en Xiamen, donde al té se le llama “tai”, proceden las palabras “té” (español) y “tea” (inglés). En el norte se le llama “cha”, en mandarín, término que ha pasado al portugués y con ligeras modificaciones al turco, al ruso y al árabe. Entre los siglos IV y VI la popularidad del té creció rápidamente en China y se establecieron nuevas plantaciones en el valle del río Yang Tse.

Se suele afirmar que la edad de oro del té chino corresponde a la dinastía Tang (618-906 d.C.). El té no era ya sólo un tónico medicinal, también se bebía por placer. El cultivo y el procedimiento de la hoja se sofisticó al punto de que se establecieron unas normas estrictas para manipularlas. Se prohibía, por ejemplo, que los recolectores comieran ajo, cebolla y especias fuertes para evitar que el aroma impregnado en sus dedos contaminase las delicadas hojas.

Monje Budista Dengyon Dahishi

Fue en aquella época cuando el té se introdujo en Japón. Se cree que las primeras semillas llegaron desde China el año 805 de la mano del monje budista Dengyon Dahishi -los religiosos lo utilizaban en India y China para mantenerse despiertos y concentrarse durante los periodos de meditación.

Cinco años después sirvió una infusión al emperador Saga, a quien le gustó tanto que ordenó que se cultivara té en cinco provincias cercanas a la capital. Después de unos siglos de desprestigio del té en Japón por culpa del enfrentamiento con China, en el siglo XII, otro monje japonés llamado Eisai volvió a traer semillas y la costumbre de beberlo en polvo. A partir de ahí se fue desarrollando la célebre ceremonia del té, relacionada con las enseñanzas budistas.

El largo viaje a Europa

El té llegó a Europa con los comerciantes portugueses u holandeses, pero su cultivo no pudo fraguar debido a las condiciones climáticas. El consumo se fue haciendo cada día más común, sobre todo entre las clases privilegiadas del Reino Unido, Francia, Holanda, Alemania y Rusia. A principios del siglo XVII Moscú y Pekín llegaron a un acuerdo comercial por el que se intercambiaron mercancías en un punto concreto de la frontera situado a 5.000 kilómetros de la capital rusa y a 2.000 de la china.

La primera etapa del viaje transcurría a través de escarpadas y peligrosas montañas. El té era cargado en mulas hasta la ciudad de Kalgan, a 300 km de Pekín, desde allí a través de las llanuras del desierto del Gobi hasta la frontera era transportado por una caravana de entre 200 y 300 camellos. En Usk Kayakhta se realizaba el intercambio. Los rusos descargaban las pieles y cargaban sus camellos con los bultos del té, emprendiendo a continuación largo viaje de vuelta a través de Mongolia y Siberia, cuya duración era por lo general de año y medio.

Esta ruta del té existió hasta la puesta en marcha del ferrocarril transiberiano en 1903, que realizaba el trayecto en solo una semana. Hoy es fácil conseguir bolsitas de muselina con té, o mejor hojas sueltas, y dejar que sus aromas nos evoquen leyendas y nos transporten hasta las lejanas plantaciones, aunque sólo dure lo que se tarda en beber una taza.

Clases de té

El té se elabora tradicionalmente de cuatro maneras distintas según su grado de fermentación:

Te blanco
Té blanco. Se llama así porque la pelusilla que hay en el reverso de la hoja del té le da una coloración blanco-plateada. No está fermentado. Los brotes jóvenes se cosechan y se secan (como la paja). Sólo los tés más excelentes son aptos para la producción de té blanco.

Té verde. Se considera no fermentado. En la producción tradicional, trás la cosecha se calienta en sartenes de hierro y se deja secar.

Oolong. Es semifermentado. Trás la cosecha el té se agita en cestas y el jugo que desprende reacciona con el oxígeno del aire y fermenta. El proceso se frena calentándolo en sartenes. Los de mejor calidad proceden de Taiwan.

Té negro. Es fermentado por completo y luego se deseca.

Puh-er. Conocido en Europa como “té rojo“, es un té almacenado (madurado) varios años.

Té amarillo. Es una especialidad que sólo se produce en China. Es un té blanco que justo trás la cosecha se somete a una fermentación mínima. Es una de las especialidades más caras que se pueden conseguir. Las zonas de cultivo también han dado lugar a denominaciones

Darjeeling. El rey de los tés negros. Procede del noreste de la India. Crece a alturas en torno a los 2000 m hacia el sur del Himalaya. Es claro, fino y aromático.

Ceylán. El té de Sri Lanka aún se conoce por el antiguo nombre de la isla. Es un todoterreno, fino, oscuro e ingrediente básico en muchas mezclas (blend).

Assam. Del norte de la India, es fuerte, oscuro y especiado.

Te Sencha
Sencha. Es el té verde japonés, noble, fino y con las notas de sabor características del té cultivado en tierras frías.

Formosa. Los tés de Taiwan son de tipo oolong, pouchong (ligeramente fermentados) y ahumados, especialmente fuertes.

Yunnan. Los tés verdes y negros chinos de esta región son muy suaves y tienen una nota floral.

Bengala. El té de Bangladesch, delicado, de hoja grande, es especialmente bueno para el desayuno.

África. Los tés negros de Mozambique, Kenia y Zimbabwe tienen una calidad óptima. Son de sabor fuerte.

Otros tés son los de Java y Sumatra (Indonesia), Georgia y Brasil.


fuente.- http://www.elcorreodelsol.com/Por Claudina Navarro y Manuel Núñez
imagen.-Te INNATIA/| GKillCity/Noticias Pecuarias - Bligoo.com/India Mágica/
la barbotina - blogger/Cual es el/BebiendoTe

10 octubre 2017

Beneficios del té verde en belleza para la piel

El té verde es una bebida natural llena de beneficios no solo para nuestro interior, también aporta increíbles propiedades para la piel. Descubre sus cualidades para la belleza más natural.



El té verde ofrece ventajas nutritivas para depurar el organismo, desintoxicar y encontrarse mejor. ¿Pero sabías que también cuenta con beneficios para cuidar la piel? tener una piel radiante que mejore el impacto del sol y del paso del años es fruto de un intenso cuidado.

El té verde, gracias a sus propiedades, está siendo muy utilizado en el terreno de la cosmética para tratar algunos problemas de la piel y ya lo podemos encontrar en jabones, cremas y geles.

Las increíbles propiedades del té verde para la piel y la belleza más natural




Poder antioxidante

El té lleva taninos y catequinas, entre otros componentes, y son los responsables del gran poder antioxidante que le otorgan para proteger la piel de los agentes externos. Retrasa, así, el proceso de envejecimiento, mantiene fresco el cutis y la reduce de la inflamación causada por diversas situaciones. Además, es tónico natural por las propiedades astringentes que posee haciendo una limpieza total en la piel, eliminándola de impurezas.

Curación ante quemaduras

Otros de los beneficios del té verde es que cura las heridas y puede ir perfecta cuando la piel se enrojece debido a los rayos del sol. Realizar una infusión con té verde para aplicarla sobre la piel mañana y noche es fácil, y un remedio casero para todo tipo de pieles.

Dientes más fuertes

En el sector de la belleza, el té verde no solamente es bueno para la piel también cuida de los dientes. El té verde lleva diversos minerales y sirve como enjuague dental para aplicar tras el cepillado normal. Entre sus ventajas está la prevención de la caries, y del cuidado de la salud bucal en gran medida y de las encías en casos de gingivitis.



Contra la psoriasis y otros

En la piel, el té verde combate algunas enfermedades al ejercer una acción antiinflamatoria. Por lo que se destina a proteger la psoriasis y también el acné, entre otras.

Elimina las estrías

El poder del té verde va a más. Ayuda a prevenir las estrías, que afean determinadas zonas de la piel. La catequina, de la que hemos hablado anteriormente, estimula las células de la piel para regenerar y curar ciertas heridas que se presentan en forma de estrías.

Fuera ojeras

Algo parecido a las estrías sucede con las ojeras. La teína activa la circulación de la sangre y, al contraer los vasos sanguíneos, se acaba con las ojeras. Basta con dejar algodón cubierto con té verde sobre los ojos y las ojeras habrán disminuido. Muchas cremas antiarrugas y antiojeras llevan este ingrediente.

Es además bueno para el contorno de ojos, pues al reducir las arrugas, acaba con las patas de gallo y los signos de envejecimiento de esta zona. También reduce las bolsas de los ojos, gracias a la acción descongestiva.

Contra la caída del cabello

El té verde contiene determinadas sustancias que favorecen el crecimiento del cabello y provocan una acción anticaída para que esté más fuerte y sano.



Contra la celulitis

La salud y belleza corporal se cuida con una buena alimentación y la ingesta de bebidas como el té verde. Y es que ofrece una de las acciones más importantes como la pérdida de peso y sirve para reducir la temida celulitis.

¿Un poco de relax?

Estar relajado se nota y se ve en el exterior. La teanina es beneficiosa para controlar los nervios y acabar con la ansiedad. De manera que si quieres reducir el estrés, el té verde ayuda a obtener el bienestar que necesitamos. Cuando estamos relajamos nos sentimos mejor y nuestro aspecto se renueva al estar más bellos. Esto consigue reducir los signos de cansancio y las arrugas.

El uso en cosméticos

Muchos tratamientos se realizan con té verde, junto a otros ingredientes que ofrecen propiedades para que la piel respire y rejuvenezca. En los centros estéticos se suelen utilizar para realizar mascarillas por los efectos tipo peeling y exfoliantes. Reduce las manchas de la piel y ofrece un aspecto algo más claro.


fuente.-https://www.natursan.net/ Por Marta B
Imagenes.-Blogs - 20Minutos/Insayoga/eMedicineHealth/Ejercicios para la celulitis