21 junio 2018

Descubre los alimentos con propiedades desintoxicantes

¿Sabías que existen alimentos con beneficios desintoxicantes y cualidades depurativas? Te descubrimos cuáles son los mejores para depurar tu cuerpo naturalmente.

Si te has propuesto liberar a tú organismo de las toxinas acumuladas durante fiestas, comidas, vacaciones,  a continuación facilitamos una lista con los alimentos apropiados para este cometido así como sus propiedades.



Durante estos días, los alimentos que ingerimos suelen ser más calóricos, por tanto las comidas también son más pesadas, sin olvidarnos de la ingesta de alimentos dulces representativos o tradicionales de estos días del año.

Por tanto si has decido liberar a tú organismo de todas estas toxinas acumuladas podemos comenzar por depurarlo. Depurar el organismo es limpiar el hígado de los excesos de toxinas acumuladas en él.

El hígado es uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, es el órgano responsable de que la sangre fluya libre de toxinas, de metabolizar correctamente los nutrientes, los hidratos de carbono, las grasas, también de ayudarnos a que las vitaminas y minerales se almacenen entre muchas de sus funciones.

Al desintoxicar nuestro organismo nos encontraremos más saludables, nos ayudará a mantener la presión arterial bien a que no se eleve, así como a mantener nuestro peso corporal dentro de los límites saludables.

Los alimentos que a continuación detallamos son ideales para cumplir esta función depurativa por las propiedades y nutrientes que contienen cada uno de ellos.



Alimentos depurativos y sus propiedades

Los alimentos depurativos que facilitamos son: las verduras y hortalizas de hojas verdes, las frutas cítricas como la naranja y el limón, frutas todas pero sobre todo las que son ricas en vitamina C, antioxidantes, las zanahorias, la remolacha, la alcachofa, el ajo, raíz de jengibre, , semillas de sésamo o de lino, y el té verde.

Las verduras y hortalizas de hojas verdes: estas verduras y hortalizas son ricas en clorofila, fibra, betacarotenos, vitamina C, son por tanto antioxidantes y nos ayudarán a eliminar las toxinas, por tanto debemos consumir berros, acelgas, espinacas, grelos, apio, borrajas, cardo, brócoli, todo tipo de coles, coliflor, lechuga, escarola, rúcula, canónigos, hojas de rábanos o de rabanitos, hojas de remolacha, hojas de mostaza, hojas de nabos, judías verdes y el perejil.

La naranja y el limón: dos frutas cítricas ricas en vitamina C, antioxidantes, diuréticas y desintoxicantes.



La zanahoria: es rica en betacarotenos, flavonoides, es rica en agua por tanto tiene propiedades diuréticas, y depurativas que contribuyen en el buen funcionamiento del hígado.

La remolacha: tiene propiedades diuréticas al ser rica en potasio y baja en sodio, es además rica en fibra con lo que nos favorece el buen funcionamiento del tránsito intestinal y eliminar los residuos acumulados en nuestro intestino con lo que contribuye también a depurar el organismo.

La alcachofa: es un buen depurativo del organismo, de efecto diurético, favorece la digestión de las grasas, regula la función de la bilis, es digestiva, ligero laxante con lo que eliminaremos toxinas del cuerpo y protege al hígado para que realice bien sus funciones. 



El ajo: por sus componentes azufrados ayuda a activar las enzimas del hígado, favorece la función de que la sangre fluya libre de toxinas, además de ayudarnos a proteger la salud de nuestro corazón.

Raíz de jengibre: el jengibre aumenta las defensas, rico en antioxidantes, ayuda a acelerar el metabolismo evitando padecer de sobrepeso, y mejorando las funciones del hígado así como su depuración.

Semillas de sésamo o de lino: funcionan como protectoras de las células del hígado, son ricas en fibras tanto solubles como insolubles, las cuales nos favorecerán a la hora de depurar nuestro organismo haciendo que nuestro tracto intestinal funcione correctamente desechando las toxinas o residuos.

Té verde: uno de los tés más ricos en antioxidantes, es un tónico estimulante y reconstituyente que favorece la buena función del hígado así como su depuración.



fuente.-https://www.natursan.net/
imagenes.- natursan, El nuevo diario



07 junio 2018

Esta rutina diaria de 15 minutos te ayudará a deshacerte del dolor de espalda para siempre

El dolor de espalda es el factor más debilitante en todo el mundo, con aproximadamente el 90% de los adultos que lo experimentan en algún momento de sus vidas. También es la causa más común de discapacidades relacionadas con el trabajo, y un importante contribuyente a días laborales perdidos.

Con esta rutina diaria de 15 minutos que no solo te ayudará a deshacerte del dolor, sino que también evitará que vuelva a ocurrir. Recuerda hacer algunos ejercicios de calentamiento antes de comenzar.


                                                     Estiramiento de piso de isquiotibiales

                                    

Pasos:

Acuéstate sobre tu espalda con una pierna doblada.
Usando una cuerda de estiramiento y con tus manos, tira de la pierna recta hacia arriba y hacia tu cabeza. Tira hasta que sientas un estiramiento cómodo, pero duro.
Mantén durante 30 segundos esta posición y realiza lo mismo con la otra pierna.
Repite esto dos veces.

Cómo ayuda: los estiramientos del isquiotibial pueden reducir el dolor de espalda al alargar los músculos de los muslos. Los músculos más largos alivian la presión sobe la parte inferior de la espalda y alivian el dolor.


                                                                  Giro de columna acostado


                                             
Pasos:

Acuéstate de espaldas con los brazos estirados a los lados perpendiculares a tu cabeza.
Levanta tu pierna derecha y usa tu mano izquierda para tirar de tu pierna derecha sobre tu pierna izquierda y hacia el suelo en el lado izquierdo.
Mientras lo haces, gira lentamente la cabeza hacia el lado derecho.
Permanece en esta posición durante 30 segundos.
Ahora vuelve lentamente a la posición original y repite del otro lado.
Realizar dos veces.

Cómo ayuda: funciona al liberar la tensión de la parte inferior de la espalda y fortalecer los hombros. También alarga los músculos espinales de apoyo.


                                                            Estiramiento del psoas

                                              

Pasos:

Comienza parándote derecho.
Mueve la pierna derecha hacia adelante y la pierna izquierda hacia atrás mientras doblas la rodilla derecha. Mantén recta la parte superior de tu cuerpo.
Mantén esta posición durante unos segundos y luego baja la rodilla izquierda para tocar el suelo.
Ahora mueve la parte superior de tu cuerpo hacia adelante mientras lo mantienes recto.
Usando tu mano izquierda tira de tu talón izquierdo hacia arriba.
Mantén está posición por 30 segundos y cambia a la otra pierna.
Repite dos veces.

Cómo ayuda: la tarea principal del músculo psoas es flexionar las caderas para levantar los muslos hacia el torso. También, este tipo de ejercicio ayuda a estabilizar la columna vertebral. Estos músculos entran en juego cuando nos movemos, pero se ven afectados negativamente si nos sentamos mucho. Si estos músculos se acortan o se tensan, puede provocar un dolor de espalda. Estos estiramientos funcionan al alargar y fortalecer los músculos del psoas.


                                                            Postura del gato o de la vaca

                                      

Pasos:

Ponerse a cuatro extremidades. Ten las muñecas debajo de los hombros y las rodillas separadas de la cadera.
Inhala y arquea la espalda y mira hacia arriba.
Mientras exhalas, mueve tu espalda hacia arriba, en círculos e intenta mirar hacia tu ombligo.
Realiza esto por un minuto.
Toma un descanso de 30 segundos y repite una vez más.

Cómo ayuda: esta postura aumenta la flexibilidad de tu cuello, hombros y columna vertebral. También estira los músculos de las caderas, la espalda, el abdomen, el tórax y los pulmones. Ayuda a aliviar el estrés de los cólicos menstruales, así como el dolor de espalda baja.


                                                                        Postura de la cobra

                                             


Pasos:

Acuéstate sobre tu estómago con las palmas de las manos en el suelo al lado de tu pecho.
Ahora levanta lentamente la parte superior del cuerpo y el arco. No presiones con demasiada fuerza en el suelo con las palmas de las manos y el arco hasta que estés cómodo.
Mantén esta posición durante 30 segundos.
Repite esto 4 veces.

Cómo ayuda: Esta postura de yoga estira los músculos de los hombros, elimina la rigidez de la parte inferior de la espalda y flexiona además de fortalecer la columna vertebral. También te alivia el estrés y la fatiga.


                                                             Estiramiento de rodilla al pecho

                                       


Pasos:

Acuéstate sobre tu espalda, levanta tu pierna derecha y usa ambas manos para tirar de ella hacia tu pecho.
Mantén la posición durante 15 segundos.
Cambia a la otra pierna.
Repite dos veces este procedimiento.

Cómo ayuda: ayuda a estirar la parte inferior de la espalda, los isquiotibiales y los glúteos. El estiramiento te hace más flexible y aumenta el rango de movimiento en tus articulaciones.


                                                            Postura de perro hacia abajo

                                                

Pasos:

Ponte sobre tus cuatro extremidades, con las muñecas separadas a la distancia de las caderas.
Ahora levanta tus caderas hacia arriba. Concéntrate en tu respiración.
Permanece en esta posición durante 15 segundos.
Regresa a la posición natural.
Realiza una vez.

Cómo ayuda: esta postura alivia el dolor de espalda al estirar y fortalecer los hombros, isquiotibiales, pantorrillas, arcos y manos, lo que ayuda a estabilizar la columna vertebral.


                                                      Gran angular inclinado hacia adelante

                                              

Pasos:

Comienza por tomar una posición sentada con las piernas abiertas. Mantén los muslos arriba y siéntate derecho y erguido.
Inhala y levanta tus brazos por encima de tus hombros.
Exhala, desliza lentamente tu brazo izquierdo por el interior de tu pierna izquierda e intenta alcanzar los dedos de los pies. Si no puedes alcanzar tus dedos de los pies, no te preocupes, con el tiempo y práctica tendrás éxito.
Permanece en esta posición durante 15 segundos y vuelve a la postura neutral.
Repite lo mismo para el lado derecho.
Realiza una vez.

Cómo ayuda: este ejercicio ayuda a estirar el músculo cuadrado lumbar y alivia el dolor muscular en la espalda.

¿Alguna vez has tenido problemas con el dolor de espalda? ¿Qué haces para que este que desaparezca? Sé Constante. ¡Prueba nuestra rutina de 15 minutos y seguro que notas mejoría. 


fuente.-https://genial.guru/