28 diciembre 2018

Quinoa y chía, dos semillas ideales para nuestra alimentación

¿Sabías que tanto la quinoa como la chia son dos semillas maravillosas, que pueden completar perfectamente nuestra alimentación al ser ricas en muchos nutrientes esenciales? Te descubrimos más sobre ellas.

Semillas de chia y quinoa
Tanto la chía como la quinoa son dos semillas legendarias cada una en su país de origen han comenzado desde hace algunos años, podemos decir bien pocos, a incorporarse cada vez más en la gastronomía de nuestro país así como en la dieta de muchos hogares. Son dos semillas llenas de beneficios y propiedades nutricionales para nuestro organismo y a las que podemos hacer un huequecito para variar entre nuestros platos de arroz y de pasta.

Estas dos semillas además de variar nuestras recetas nos proporcionan muchas proteínas y se convierten en una buena opción para consumir proteínas con lo que podemos rebajar el consumo de carnes rojas, ya sabemos que un consumo alto de estas carnes no es sano, ni aconsejable.

A continuación facilitamos información nutricional de ambas semillas, sus beneficios así como los países productores y consumidores de estas semillas.

Planta Chenopodium quinoa, Quinua o quínua

Beneficios y propiedades nutricionales de las semillas de quínoa

Las semillas de quínoa son originarias de los Andes, donde se consume desde hace miles de años, y entre sus propiedades nutricionales destacamos la presencia de ocho aminoácidos esenciales, también contiene hidratos de carbono complejo de absorción lenta, almidón, fibra, minerales, proteínas, ácidos grasos omega 3, poca grasa, no contiene gluten.

Al ser rica en fibra favorece el buen tránsito intestinal, al contener un hidrato carbono complejo de absorción lenta puede ser consumida por las personas diabéticas, y al no contener gluten también es bien tolerada por las personas que presentan intolerancia al gluten.

Semillas de quinoa

Con las semillas de quínoa se puede hacer harina, hacer pasta. Leche de quínoa y también cerveza.

Como hemos dicho anteriormente las semillas de quínoa son originarias de los Andes y los países productores de esta semilla son Perú y Bolivia, es muy consumida en Estados Unidos también en Europa, Canadá, América Latina y Australia.

Planta Salvia hispanica, Chia o Chan

Beneficios y propiedades nutricionales de las semillas de chía

Las semillas de chía proceden de América Central. Son semillas ricas en ácidos grasos omega 3, en menor cantidad contiene ácidos grasos omega 6, proteínas, fibra, minerales como, el hierro, calcio, potasio, magnesio, cinc, rica en antioxidantes, vitaminas del grupo B, vitamina A, pocas grasas, pocas calorías y no contiene gluten.

Por su alto contenido en ácidos grasos nos ayudan a controlar los niveles de colesterol bajando el colesterol malo y subiendo el bueno con lo que nos protege frente a las enfermedades cardiovasculares.

Su alto contenido en fibra favorece el buen tránsito intestinal ayudándonos a liberar el organismo de toxinas que se van acumulando ya que nos favorece para no padecer de estreñimiento.

Al no contener gluten es apta para ser consumida por las personas que presentan intolerancia al gluten. Además, al contener pocas grasas y pocas calorías son recomendadas por los nutricionistas para incluirlas en las dietas para bajar de peso.

Semillas de chia
Las semillas de chía podemos cocinarlas para acompañar y enriquecer diferentes platos, también para incluirla en batidos y zumos.

Los principales países productores de semillas de chía son Bolivia, Perú, México, Argentina, Paraguay, Nicaragua, Australia. Entre los países consumidores destaca principalmente Estados Unidos. En Europa el mercado va creciendo bastante, también en algunos Países Asiáticos, y de Oceanía como, Nueva Zelanda y Australia.

Como podemos comprobar son dos semillas saludables con las que acompañar diferentes platos, preparar diversas recetas e ideales para incluirlas también en una dieta sana y equilibrada.



fuente.-https://www.natursan.net Por Teresa Ortiz



21 diciembre 2018

Ocho ideas para comer sano

Os proponemos ocho ideas para comer sano. Además de comidas saludables en la mayoría de los casos son rápidas y fáciles de cocinar. Utilizaremos como alimentos frutas, verduras, hortalizas y pescado. A continuación os lo explicamos con más detalle.



Avena nutritiva

La avena es una buena opción de desayuno para aguantar sin hambre hasta el almuerzo. Necesitaremos un bol para hacer toda la mezcla. Es muy fácil de preparar, hay que tener avena orgánica, leche, también se le puede añadir jugo de limón. Los frutos secos saludables como las pasas también son una buena opción de mezcla. La avena aporta a nuestro cuerpo fibra soluble, muy bueno para combatir el colesterol. La avena de grano entero es muy nutritiva. Nos ayudará a que nuestro estomago a comer sano y que no tenga sensación de hambre.

Tostada con aguacate

Una tostada con aguacate es una buena opción para el desayuno, almuerzo o merienda. Preparamos las rebanadas de pan integral que queramos comer. Ponemos los aguacates maduros. Hay quien añade zumo de medio limón o media cebolla, eso será cuestión de gustos. Ayuda a reducir el colesterol ya que es rico en Omega 3, beneficioso para mejorar la presión arterial y la circulación.

Una olla de sopa de verduras

Cuando hace frío afuera, una gran olla de sopa caliente es literalmente la cosa más bella del mundo. Puedes hacerla solo con verduras o añadir proteínas como pollo o frijoles. Esta receta se hace en su mayoría con verduras pero usa un poquito de panceta y corteza de parmesano para el sabor. Pero realmente no necesitas una receta. Solamente puedes picar cualquier verdura que tengas a mano y saltearla en aceite de oliva en una gran olla con el condimento que elijas. (Si estás utilizando pollo, trocéalo y saltéalo primero). Añade una lata de frijoles escurridos y saltea uno o dos minutos más. Añade caldo y llévalo al punto de ebullición. Baja la temperatura para hervir a fuego lento, tápalo y deja que se cocine aproximadamente 20 minutos. Si quieres fideos, cocínalos por separado y añádelos al final. Sírvela en tazones (grandes) y disfrútala.



Verduras asadas crujientes

Las verduras asadas sientan muy bien al cuerpo, una buena opción de comer sano. Corta en pedazos la zanahoria, brócoli, calabaza, berenjena, chirivías, nabos, boniatos, calabacín, cebollas y puerros. Cuando las verduras estén asadas, te las puedes comer solas o acoplarlas a ensaladas o un sándwich.

Quinoa

Es una semilla que nos servirá para comer junto con cualquier plato. Hay que quitarle el sabor amargo enjuagándola antes. Hay que cocerla en una olla durante unos 15 minutos. Una vez cocinada la podemos guardar durante una semana sin que se ponga mala. Nos puede servir para ensaladas o sopas. La quinoa ayuda a combatir el estreñimiento ya que contiene mucha fibra saludable. Es ideal para personas celiacas porque no contiene gluten.

Pescado asado

El pescado asado es alto en proteína, bajo en grasa. Encontramos el pescado blanco como la merluza, lubina, se puede comer junto con tomate. Por otra parte, el pescado azul que es el salmón, el atún y la sardina.

Los pescados que mejor se cocinan al horno son la dorada, lubina y besugo. Por el contra, el emperador o el bonito suelen quedar más secos.

Un estofado de verdura

En el estofado podemos incluir toda clase de verdura o hortalizas como el calabacín, tomate, coliflor o berenjena. También se le puede añadir judías verdes y limón. Este plato necesitará 3 o 4 gotas de aceite para hacer el sofrito con ajo y cebolla, es opcional. Es muy simple, después del pequeño sofrito se pone a hervir con agua durante unos 10 o 15 minutos.




Ensaladas para comer sano:

Fruta:
A la hora de preparar una ensalada hay que elegir la fruta de temporada. Hay que tener en cuenta la combinación de frutas para crear un buen sabor. Ahora en noviembre las frutas de temporada son el aguacate, caqui, cereza, kiwi o limón. También podemos encontrar en esta época del año la mandarina, mango, manzana, naranjas, pera, plátano, uva o papayas.

Otras variedades:
Ensalada de garbanzos y atún. Ensalada de berenjena. Ensalada de lentejas con arroz. Ensalada de garbanzos, tomate y pepino. A continuación proponemos otras variedades como Pepino y manzana. Atún y verduras. Quinoa con salmón ahumado. Apio, tomate y aguacate. Alubia negra y quinoa con salsa de limón y albahaca. Lechuga, atún y nueces saludables. Calabacín asado. Remolacha cocida y limón.


fuente.-http://www.cultivarsalud.com / Por davidcortecero
imagenes.-Directo al Paladar / Clarín

18 diciembre 2018

12 alimentos para combatir el resfriado

Empezamos la época de otoño, el mal tiempo, y con ello, catarros, gripes y resfriados simples. Los resfriados comunes son habitualmente provocados por un debilitamiento en nuestro sistema inmunológico o por las defensas bajas. Bastaría con cuidar la alimentación y hacernos más fuertes con el objetivo de resistir a todo tipo de ataque virico.




Para evitar los resfriados, la idea sería llenar nuestra despensa de alimentos de prevención, para de esta manera poder evitar el suministro de medicamentos.

A continuación citaremos los alimentos más venerados para evitar el resfriado, y para prevenirlo:

1. Mandarina y zumos de naranja (cítricos)

En efecto, los cítricos son grandes aliados en épocas de invierno. Alguna vez todos hemos acudido al zumo de naranja y a sus grandes ventajas y vitamina C para frenar el avance de un resfriado. Esta clase de frutas son muy ricas en vitamina C, aunque la naranja tiene bastante más que la mandarina. Tampoco tenemos que olvidar la eficacia del limón, ya que su efecto antiséptico natural nos ayudará a combatir la tos y el dolor de garganta cuando ya hayamos adquirido el resfriado.

2. Frutos rojos

Pondremos como ejemplo las fresas, las moras, los arándanos y bayas tienen un alto poder bactericida. Para conseguir efectividad se debe consumir una cantidad elevada. Esta clase de frutos mejoran la microcirculación; también son aconsejables para mejorar la vista y la audición.

3. El pescado

El pescado tiene propiedades muy saludables para el corazón, pero también ayudará a los glóbulos blancos a erradicar el virus de la gripe. Se dice que especialmente el pescado azul, es rico en ácido graso omega-3. Esto nos ayudará a la reducción de la inflamación pulmonar, y también a proteger los pulmones de las infecciones respiratorias.

Ejemplo de algunos alimentos ricos en zinc

4. El zinc

El zinc es un mineral que nos ayudará en la regeneración de la mucosa respiratoria; además, aumenta la capacidad de defensa. Los alimentos que contienen zinc son: calabaza, mejillones, legumbres, carne magra, huevos cocidos, setas, ostras, nueces, pescado, aves, sardinas, nueces, la levadura de cerveza o incluso los cereales integrales. Vemos, entonces, que la comida con alto contenido en zinc ayudará a reducir la intensidad de los síntomas del resfriado, la gripe y permite acortar su duración a la mitad.

4.1 El huevo

Es un alimento rico en minerales; especialmente selenio y zinc; cuya funcion es mantener el sistema inmunológico sano.

5. Las legumbres

Sabemos que las legumbres son altamente ricas en antioxidantes; ellas, actúan como antigripales naturales y asimismo ayudan a reducir aquellas toxinas que provocan la infección; nos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico y a acortar la duración de la gripe o el resfriado. Por ejemplo, nos ayudarán: garbanzos, lentejas, alubias…

6. Los vegetales

Los vegetables son altamente recomendables cuando haya riesgo de tos seca, faringitis, afonía, amigdalitis… etc. ya que sus llamados polisacáridos propocian un efecto protector y suavizante de las mucosas irritadas. Ejemplificaremos con las uvas, ciruelas, dátiles, calabacín, lechuga, copos de avena, higos secos, espinacas, acelgas, guisantes, patatas, perejil…


7. Kiwi

El kiwi aporta más del doble de vitamina C que la naranja. La vitamina C es antioxidante, y esto significa que estimula el sistema inmunitario para prevenir infecciones como los resfriados y las gripes.

8. Manzanilla

La manzanilla es siempre saludable, y en invierno es aconsejable especialmente por su poder antitusígeno. Esta infusión cuenta con propiedades para calmar y aliviar la tos.

9. Yogures

El yogurt no previene el resfriado, pero es fundamental incluirlo en la dieta en caso de enfermedad. Si queremos evitar que la gripe acabe con dolor de estómago, tendremos que tomar un yogurt cada día del tratamiento.

10. Miel

Es sabido que la miel es muy eficaz para los resfriados, pero concretamente la miel resulta ser mejor antitusivo que el dextrometorfano (un principio activo que contienen aquellos jarabes tan efectivo para calmar la tos). Y además, la miel es preventiva, pues ayuda a incrementar las defensas.


Alguno de los frutos secos
11. Frutos secos:

Durante el invierno las grandes cantidades de frutos secos están justificadas pues es la forma de mantener nuestra temperatura corporal. Sin abusar, es recomendable ingerir alrededor de 60gr diarios de frutos secos. Los más recomendables son: nueces, avellanas, pistachos, y también pipas de calabaza.

Esta fruta tiene grandes propiedades medicinales. Nos aporta grandes cantidades de antioxidantes, ácido fólico, vitamina C… Y gran aliada para tratar dolores de garganta e infecciones del oído. Comeremos la granada en zumos, yogur, ensaladas…



fuente.-https://www.buenasalud.net
imagenes.-TICbeat / Territorio Gastronómico/ 123RF